Hezbolá y Hamás son declaradas “organizaciones terroristas” en Australia y Gran Bretaña

   El gobierno de Australia declaró el pasado 23 de noviembre al grupo libanés chiita proiraní Hezbolá como “organización terrorista”, extendiendo así la calificación y sus implicaciones que ya existía en ese país sobre su brazo militar a toda la organización.
   Al respecto, en una conferencia transmitida por televisión, la ministra australiana del Interior, Karen Andrews, argumentó que Hezbolá “continúa amenazando con ataques terroristas y apoyando organizaciones terroristas y representa una amenaza real y creíble para Australia”.
   Señaló que la decisión fue tomada en el momento en que su país está abriendo sus fronteras desde el inicio de la pandemia, aumentando la concentración de personas lo que significa un mayor riesgo de ataques terroristas.
   Cabe recordar que Hezbolá ha sido declarado “grupo terrorista” por Estados Unidos, Canadá, Alemania, Gran Bretaña, Holanda, Serbia, Argentina, Paraguay, Colombia, Guatemala, Honduras, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Japón y la Liga Árabe, mientras que la Unión Europea y Arabia Saudita incorporaron a su lista de organizaciones terroristas al ala militar y al brazo financiero de Hezbolá, respectivamente.
   En tanto, pocos días antes, el viernes 19 de noviembre, el Reino Unido designó al grupo integrista Hamás como “organización terrorista”, sumándose así a Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, quienes ya lo habían hecho anteriormente.
   Esta decisión fue informada por la secretaria del Interior Priti Patel, quien en una comparecencia recalcó el compromiso de su país por “combatir el extremismo y el terrorismo donde quiera que se presente”.
   Explicó que hasta ahora Gran Bretaña únicamente definía como terrorista al ala militar de Hamás, las Brigadas Ezeldín al Qazam, y que con la nueva disposición, la ley antiterrorista pasará a concernir al movimiento en su totalidad.
   Agregó que la decisión se basa entre otras razones en el hecho de que el grupo cuenta con una gran “capacidad terrorista” y tiene acceso “a muchas armas sofisticadas e instalaciones e de entrenamiento de terroristas, factores que representan “una amenaza y peligro real”.