Campesina ucraniana es reconocida como “Justa entre las Naciones”

   En el marco de una ceremonia – la primera de su tipo desde octubre de 2018 – celebrada en la sede de Yad Vashem en Jerusalem, el Centro Mundial para el Recuerdo del Holocausto, honró póstumamente a Yelena Grinchik, una campesina de Ucrania, como “Justa entre las Naciones”, quien a sus 28 años y a pesar de conocer el peligro que corría aunado a la precaria condición de pobreza en la que vivía, albergó y salvó de la muerte a una mujer judía y sus tres hijos durante la Segunda Guerra Mundial.
   Ante el Embajador de Ucrania en Israel, Yevgen Korniychuk y decenas de descendientes de la familia Warmflash (nietos y bisnietos de los judíos salvados por Grinchik), el Presidente de Yad Vashem, Dani Dayan entregó el certificado y la medalla de “Justa entre las Naciones” a Galina Grinchik, nieta de Yelena y juntos revelaron su nombre grabado en Muro de Honor para que “sus actos desinteresados hacia la familia Warmflash durante el Holocausto sean siempre recordados”.
   Al recibir el reconocimiento, Galina señaló que nunca había soñado con ir a Israel y participar en un evento similar y aseguró que su abuela “era una persona amable que no veía a la gente según categorías de religión, nacionalidad o color de piel, era buena con todos, a pesar de su dura vida ".

   Por su parte Dayan destacó que “si bien las historias de los sobrevivientes del Holocausto rescatados por los Justos de las Naciones son pocas entre las innumerables atrocidades del Holocausto, son un rayo de luz que iluminan el capítulo más oscuro de la historia de la humanidad y son un testimonio de la capacidad de los seres humanos para enfrentarse al mal y tomar la decisión correcta".
   Por último, Bruria Lev, hija del fallecido sobreviviente del Holocausto Yokhanan Warmflash, uno de los judíos rescatados por Grinchik, recordó que su abuela contaba agradecida que cuando nadie más lo quiso hacer “a pesar de los peligros y las dificultades, Yelena los acogió”  y, que al referirse a ella y su familia siempre decía “no son seres humanos, son ángeles".
   A la fecha, Yad Vashem ha reconocido a casi 28 mil personas de más de 50 países como Justos de las Naciones.
   Más información sobre la historia de salvación de la familia Warmflash y Yelena Grinchik