Por primera vez en la historia, la ONU condena el terrorismo antisemita

   En el marco de la Semana contra el Terrorismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el pasado 7 de julio la Asamblea General aprobó por consenso la Resolución sobre la Séptima revisión de la Estrategia Global contra el Terrorismo (GCTS, por sus siglas en inglés), que por primera vez en la historia de la organización condena el terrorismo antisemita.
   En esta séptima revisión se han incorporado cerca de 50 nuevos párrafos, además de un importante número de enmiendas a los ya existentes, ascendiendo el número final de éstos a 166, entre los que destacan, por iniciativa e impulso diplomático de la delegación israelí ante la ONU, encabezada por Gilad Erdan, la condena explícita al terrorismo antisemita y el refrendo del rechazo al uso de civiles como escudos humanos por parte de grupos terroristas – una estrategia frecuentemente utilizada por organizaciones como Hamás y Hezbolá – así como el uso de Internet como herramienta para el reclutamiento de terroristas y simpatizantes y la transmisión de discurso de odio.
   En este contexto, a partir de ahora esta Resolución -que fue aprobada por primera vez en el año 2006 y se revisa cada dos años- incluye un nuevo párrafo en el que se reconoce con “profunda preocupación que grupos terroristas estén motivados por el racismo, el neonazismo, el antisemitismo, la islamofobia o la intolerancia anti musulmana, el supremacismo racial, el ultranacionalismo, la xenofobia, la intolerancia, la orientación sexual o la ideología de género y la misoginia" así como “el aumento generalizado de casos de discriminación, intolerancia y violencia, independientemente de los actores, dirigidos contra miembros de las comunidades religiosas y de otro tipo en diversas partes del mundo, incluidos casos motivados por islamofobia, antisemitismo, cristianofobia y prejuicio contra personas de cualquier otra religión o creencia".
   Es importante recordar que la GCTS es un lineamiento angular de las actividades de la ONU en contra del terrorismo ya que establece los principios generales que deben regirlas y contribuye a la definición de los mandatos de las diferentes entidades de la organización implicados en el tema.