Purim – El Milagro de la supervivencia judía *Asociación Yad Vashem México. Comité de Difusión e Imagen

   La historia de Purim comienza aproximadamente 900 años después de la salida de Egipto. Los judíos vivieron en Israel de manera continua, desde que entraron por primera vez liderados por Yeoshua.
   El Bet Hamikdash en Jerusalem era el punto central de la espiritualidad judía y de la vida nacional. En un momento de la historia, los judíos sufrieron varios exilios. Entre ellos, el imperio Babilónico, al mando de Nabucodonosor, invadió Israel, destruyó el templo y exilió al pueblo judío a Babilonia, lo que hoy es Irak.
   Los profetas habían alertado al pueblo de que habría destrucción y exilio, pero también predijeron que retornarían a su tierra y reconstruirían el Templo y su país. El profeta Jeremías incluso declaró que el Templo sería reconstruido 70 años después de su destrucción.
   El imperio persa eventualmente conquistó Babilonia y Ajashverosh, su líder militar, se convirtió en el gobernador supremo de todo el imperio.

   Para celebrar su victoria, realizó una fiesta colosal al más puro estilo de los sultanes. Los judíos de Shushan, la ciudad capital, también participarían en la celebración de Ajashverosh a pesar de la expresa objeción de sus líderes religiosos.
   La solución final de Hamán
  
Uno de los enemigos más persistentes del pueblo judío es la nación de Amalek, el primer ejército que los atacó en el desierto, luego del éxodo de Egipto. Un descendiente de los amalequitas, Hamán, había ascendido a la posición de primer ministro del imperio persa. Este fanático antisemita planeó la matanza a lo largo de todo el imperio, con el fin de eliminar al pueblo judío y eligió la fecha para su asesinato masivo a través de un sorteo. La palabra para sorteo es pur y la forma plural es Purim, por eso el nombre de la fiesta.
   Esther y su tío Mordejai son los personajes centrales del relato de Purim. Ella, una joven judía a quien Ajashverosh tomó como esposa, sin saber que era judía. Él, un importante líder comunitario quien fue ascendido a consejero del rey, después de haberlo salvado de un complot para asesinarlo. Ellos lograron desenmascarar a Hamán frente al rey y cancelar su plan de destrucción. Hamán y sus malvados hijos fueron ejecutados cuando Ajashverosh se enteró que planeaban matar a la reina Esther y a su nación. Estos eventos están registrados en la Meguilat Esther, el libro de Esther, primer documento histórico sobre un intento, felizmente frustrado, de antisemitismo y aniquilación a los judíos.
   Tiempo después de los eventos de Purim, el rey Ciro permitió al pueblo judío retornar a su tierra y reconstruir el Templo. Esto sucedió exactamente 70 años después de su destrucción, tal como lo predijo Jeremías. Sin embargo, no todos retornaron: con el tiempo, los judíos se aclimataron al exilio y construyeron una comunidad judía en Babilonia y en Persia, hoy Irán.
   Es muy obvio el paralelismo que existe entre el episodio de Purim y la época del Holocausto en pleno siglo XX. La intención de Hamán de aniquilar al pueblo judío en su totalidad se repite de una manera más trágica en la Solución Final nazi, emitida en 1943: la aniquilación total y sistemática de todos los judíos de la faz de la tierra por medio de procedimientos sofisticados que aseguraran rapidez y bajos costos. Tristemente, las intenciones de Hitler sí se llevaron a cabo y el resultado fue el asesinato de seis millones de judíos, causando dolor y desolación a millones de familias judías que lograron sobrevivir.
   Al igual que en el episodio de Purim, tres años después de terminada la guerra, se declaró el Estado de Israel consiguiendo el regreso de miles de familias judías a su tierra ancestral. A partir de ese momento, los judíos, repartidos en toda la diáspora, pudieron tener la opción de regresar a Eretz Israel, después de haber estado durante 2 mil años de desolación y abandono.