EL PUEBLO DEL LIBRO

     Una leyenda relata que cuando Adán fue expulsado del Paraíso su cuerpo se dobló y su alma se arrepintió. Dios lo vio y dijo: el árbol de la sabiduría no hizo sabio al hombre. ¿Cuál será su destino? Dios creó al libro y le dijo: Ve y acompaña al hombre. Sé su amigo y compañero. Enséñalo y alegra su corazón. 

     En 1539, un siglo después de que Gutenberg, inventara la impresión de tipos móviles, llega a la Nueva España la imprenta. Los inventos, descubrimientos y avances así como los valores éticos y morales pueden ser transmitidos fielmente de generación en generación por medio de la tipografía. Al hablar de imprenta y de producciones literarias viene a nuestra mente la Biblia, que continúa siendo el libro más leído y la aportación más importante de un pueblo a la humanidad.

EL CALENDARIO JUDÍO

     El judaísmo posee un antiguo calendario, que rige la vida judía. Está basado en una serie de cálculos matemáticos y astronómicos y, a diferencia del Gregoriano, se calcula de acuerdo a dos ciclos: el lunar y el solar. Los meses inician en el día de luna nueva. Los días y las fechas de las ceremonias religiosas se determinan por las fases de la luna, mientras que las estaciones se basan en la revolución de la Tierra alrededor del Sol.
     El calendario hebreo observa tres fenómenos astrológicos, independientes entre sí: la rotación de la Tierra sobre su propio eje (día), los giros orbitales de la Luna alrededor de la Tierra (mes) y la traslación de la Tierra alrededor del Sol (año). En promedio, la Luna tarda en dar la vuelta alrededor de la Tierra aproximadamente 29 días y medio. La Tierra, por su parte, da la vuelta al Sol en 365 ¼ días, esto es, 12 meses lunares y 11 días.

ROSH HASHANÁ: EL AÑO NUEVO JUDÍO

          A diferencia de otras festividades judías, Rosh Hashaná -el año nuevo judío- no conmemora ningún suceso histórico. Es mas bien una festividad religiosa que celebra el papel preponderante de Dios como Señor absoluto del universo y Juez de los hombres, así como la creación del cosmos. Así mismo, enfatiza los conceptos de moralidad, espiritualidad y el carácter sagrado del examen de conciencia y la introspección en este día. Según el Talmud, todas las acciones del hombre del año anterior son juzgadas y balanceadas por Dios en Rosh Hashaná y 10 días después, en Yom Kipur (el Día de la Expiación) Dios llega a un veredicto. Los 10 días que transcurren entre las dos fiestas son sumamente sagrados y solemnes y se conocen con el nombre de Yamin Noraim o Días de Reflexión. Por su importancia religiosa estas festividades se conocen como las Fiestas Mayores.

YOM KIPUR: EL DÍA DEL PERDÓN

          Yom Kipur, el Día del Perdón en la tradición judía, es un día de penitencia y purificación espiritual y moral. Se celebra diez días después de Rosh Hashaná, el año nuevo judío, en el décimo día del mes de Tishrei que equivale a septiembre-octubre.
    Los diez días que transcurren entre ambas celebraciones son de gran importancia religiosa porque de acuerdo a la tradición, durante estos días Dios juzga la conducta de cada individuo y otorga su veredicto final en Yom Kipur, cuando los hombres son sellados en el Libro de la Vida o en el de la muerte según el juicio divino. Es por esto que estos días de arrepentimiento e introspección son considerados como la última oportunidad del hombre para influir positivamente -a través de sus actos- en el veredicto de Dios y evitar que este sea negativo.

SUCOT: LA FIESTA DE LAS CABAÑAS Y SIMJAT TORÁ: ALEGRÍA DE LA TORÁ

          Sucot es una de las fiestas más antiguas y más alegres del calendario judío y se celebra el 15 de Tishrei (septiembre-octubre). La palabra "sucot" significa "tabernáculos" o "cabañas" y se refiere a los lugares de residencia temporarios que utilizaron los hijos de Israel en el desierto durante el periodo de cuarenta años que duro su peregrinación después del éxodo de Egipto hasta su llegada a la tierra prometida. "En cabañas hice Yo habitar a los hijos de Israel cuando los saque de la tierra de Egipto" (Levítico 23:42).
     La significación de la fiesta no se limita a la conmemoración histórica. El motivo espiritual de habitar en cabañas temporales es una demostración de la fe del judío en Dios, ya que sin la protección del Todopoderoso los hebreos jamás hubieran podido sobrevivir el largo viaje en el desierto.

LAS FESTIVIDADES DEL MES DE TISHREI

     Tishrei es el primer mes del año judío de acuerdo a la cuenta desde la creación del mundo y el séptimo si se considera a partir de la salida de los judíos de Egipto. El nombre Tishrei es de origen babilónico y proviene de la expresión acarea “Tashritu”, que significa “comienzo”, por ser el mes en que fue creado el mundo. En la Torá o Biblia judía, Tishrei es mencionado como el séptimo mes: “En el mes séptimo, al primero del mes tendréis sábado, una conmemoración al son de trompetas, y una santa convocación” (Levítico 23:24).
     En este mes se festejan cuatro importantes festividades del pueblo judío. Rosh Hashaná (el Año Nuevo) es festejado el primer día del mes, posteriormente transcurren los diez días de penitencia que culminan en Yom Kipur (Día del Perdón), que se celebra el 10 de Tishrei. Por su importancia religiosa estas festividades se conocen como las Fiestas Mayores. Del 15 al 22 de Tishrei es festejada Sucot (Fiesta de los Tabernáculos), la cual finaliza con las celebraciones de Sheminí Atzeret y Simjat Torá (Fiesta de la Torá).

PURIM: UNA FIESTA SIMBÓLICA

   Cada año, entre febrero y marzo, los judíos de todo el mundo celebran Purim, fiesta que simboliza la lucha de un pueblo por su sobrevivencia ante los embates de fuerzas discriminatorias y fanáticas.    La fiesta judía de Purim es celebrada el día 14 del mes hebreo de Adar, en conmemoración del milagro relatado en el Libro bíblico de Esther en el que los judíos se salvaron de ser aniquilados bajo el mandato del rey persa Asuero, alrededor del 450 a.e.c.
   Purim es una fiesta religiosa vinculada a un hecho histórico.

PÉSAJ: SÍMBOLO DE LIBERTAD Y RENOVACIÓN

     “Guardaréis la fiesta de los ázimos porque en este mismo día os saqué de Egipto y observaréis este día en todas vuestras generaciones por la ley perpetua”. (Éxodo XII: 17)

     Pésaj – nombre con el que se conoce a la Pascua judía – es una fiesta singular y trascendental. Constituye una importante y alegre celebración que tiene junto con su contenido histórico, un sentido relacionado con la naturaleza. No sólo es símbolo de la libertad del pueblo judío guiado por el profeta Moisés, quien por instrucciones divinas liberó a los judíos de la esclavitud en Egipto y los condujo al pie del Monte Sinaí en donde recibió la Ley Divina, sino también festeja la llegada de la primavera. Pésaj conmemora dos transformaciones: la del esclavo en hombre libre y la del suelo estéril en un campo fértil.

LAG BAOMER Y SHAVUOT: DOS FESTIVIDADES JUDÍAS DE LA PRIMAVERA

     Lag Baomer se celebra en el décimo octavo día del mes hebreo de Iyar (abril- mayo) y Shavuot se lleva a cabo el seis de Siván (mayo-junio) siete semanas después del segundo día de Pésaj, la Pascua judía. Ambas fechas están relacionadas con la celebración de Pésaj, que tradicionalmente marcaba el comienzo de la cosecha del grano.
     La primera cosecha (cebada) era recogida durante la Pascua, y una pequeña cantidad denominada Omer en hebreo, era llevada al Templo como ofrenda en el segundo día de la festividad. Durante las siguientes siete semanas, cada uno de los 49 días era contado pronunciando una oración por la noche al finalizar el servicio religioso. Este lapso era conocido como la Sefirá del Omer (la cuenta), que fue introducida para establecer una conexión entre Pésaj y Shavuot, fecha en la que la siguiente cosecha (trigo) era recogida y llevada al Templo como sacrificio.

TISHÁ BE AV: DÍA DE REMEMBRANZA

     Tishá Be Av es uno de los días más tristes del calendario judío. Se conmemora el nueve de Av (julio-agosto) con el objeto de recordar la destrucción de los dos grandes templos de Jerusalem en 586 a.e.c. y 70 e.c., el primero saqueado e incendiado por Nabucodonosor, Rey de Babilonia y el segundo, destruido por el general Tito y su ejército romano.

JANUCÁ: LA FIESTA DE LAS LUMINARIAS

     La fiesta judía de Janucá comienza el 25 del mes hebreo de Kislev (lo que corresponde al mes de diciembre) y dura ocho días. Esta festividad no se basa en la Torá, sino que se desprende de distintos hechos históricos que dieron a los sabios del Talmud las bases para ser instaurados como un festejo que tiene vigencia desde hace siglos.
     La palabra Janucá significa rededicación y constituye un gran acto de fe judía que conmemora la emancipación de un pueblo. Es una festividad de luminarias que enaltece uno de los más grandes valores del ser humano: la libertad.

SHABAT: UNA SEÑAL EN EL TIEMPO

     "Recuerda el día del sábado para santificarlo. Seis Días trabajarás y harás todos tus trabajo, pero el día séptimo es día de descanso para el Eterno, tu Dios. No harás ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu animal, ni el extranjero que habita en tu ciudad. Pues en seis días hizo el Eterno el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo descansó: por eso bendijo el Eterno el día del sábado y lo hizo sagrado." (Exodo XX:8-11)

     A lo largo de la historia el Shabat, sábado judío, ha sido uno de los pilares centrales de la tradición judía.

BRIT-MILÁ: EL PACTO DE LA CIRCUNCISIÓN

     "Este es mi pacto, que guardaréis ... será circuncidado el prepucio de todo varón entre nosotros y esa será la señal del pacto entre mí y vosotros. De edad de ocho días será circuncidado todo varón por vuestras generaciones... y el varón incircunciso... será borrado de su pueblo, ha violado mi pacto.' Génesis 17:10-14

     La circuncisión es uno de los ritos fundamentales del judaísmo. Todo padre judío tiene la obligación de cumplir con este precepto bíblico como condición indispensable para que se considere que su hijo forma parte de la "Alianza de Abraham". Este ritual se conoce con el nombre de Brit-Milá. Brit significa "pacto" y milá quiere decir "circuncisión".

BAR-MITZVÁ

     Uno de los momentos más memorables en la vida de todo varón judío es el día de su bar-mitzvá. Es en esta ceremonia ampliamente celebrada cuando los jóvenes judíos alcanzan la madurez para cumplir con la obligación de observar los mandamientos religiosos.  
    De acuerdo a la tradición judía, un niño alcanza la mayoría de edad al cumplir trece años, según la fecha que indica el calendario hebreo. A partir de este momento el joven es considerado como un adulto al que se le confieren nuevos privilegios y derechos religiosos, y puede ser incluido en un minián o quórum de diez varones, necesario para realizar las plegarias.

LA MUJER EN EL JUDAÍSMO

"Ama a tu esposa como a ti mismo y hónrala más que a ti mismo". (Yevamot 62-b: Talmud)

     El papel de la mujer judía en la vida actual no se puede definir sin conocer los preceptos históricos y raíces que lo nutren. Sin embargo, es difícil generalizar sobre la condición femenina a lo largo de la historia, ya que se deben tomar en consideración los diferentes estilos de vida a través de las épocas y la enorme variedad de circunstancias a las que las mujeres se tuvieron que adaptar, condición universal no privativa a la mujer judía.

EL MATRIMONIO

"Ningún hombre sin esposa, ni tampoco ninguna mujer sin esposo, ni ninguno de los dos sin Dios". (Bereshit Raba 8:9, Talmud)

     Dentro de la tradición judía el matrimonio otorga significado al mandato bíblico que dice: "Sed fecundos y multiplicaos" (Génesis 1:28). Sin embargo, además del propósito de engendrar hijos, el matrimonio tiene en si mismo su legitimación y sentido, porque antes de ordenar la procreación, Dios procedió a la creación de la mujer como compañera del hombre: "No es bueno que el hombre esté solo, le haré una compañera idónea para él" (Génesis 2:18). Es así como el matrimonio es una de las instituciones más sagradas en la vida judía.

FALLECIMIENTO Y DUELO

     La muerte es una experiencia dolorosa, pero el dolor es parte de la vida misma. Como tal, el judaísmo ha concebido una serie de rituales para manejar una de las crisis más profundas del hombre.    
     Dentro de la tradición judía se aprecia la vida; la muerte en si no posee ninguna virtud. Sin embargo, el judío devoto no discute con Dios acerca de la justicia de la muerte. La muerte, como la percibe el judío, sólo pone fin a la vida material, porque el alma -que es una porción de Dios- comienza una nueva vida en el mundo venidero. Esta seguridad ha proporcionado al judío la entereza para enfrentarla.

MAGUÉN DAVID: LA ESTRELLA DEL JUDAÍSMO

     Es común pensar en la estrella de seis puntas como el símbolo más antiguo del judaísmo, pero nos puede sorprender el saber que se trata de un emblema moderno, sin ninguna connotación religiosa.
     El hexagrama es un producto de la imaginación geométrica del hombre, que no pertenece a ninguna cultura en particular. Es un elemento decorativo que aparece en el arte y en la arquitectura de los tiempos antiguos, sin que se le atribuya ningún simbolismo.

LA MEZUZÁ

"Escucha Israel, Dios es nuestro Dios, y amarás a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con todas tus fuerzas... Y palabras que Yo te mando hoy estarán en tu corazón... y las escribirás en los postes de tu casa y en las puertas...” Deuteronomio 6:4-9

     Desde tiempos muy antiguos el judío piadoso ha considerado a la Mezuzá como un símbolo de su fe inquebrantable en Dios. La mezuzá es una cajita de madera, vidrio o metal, de forma rectangular, que contiene un pergamino con inscripciones en hebreo de los pasajes bíblicos del Deuteronomio 6:4-9 y 11:13-21. Esta caja debe colocarse en los postes de las puertas de todo hogar judío para que los miembros del pueblo de Israel, al entrar y salir, recuerden que Dios es uno, y que deben despertar del mundo banal con la sabiduría de que nada perdura eternamente, excepto la unidad divina.

LOS OBJETOS RITUALES JUDÍOS

     El judío observante de su religión expresa su fe a través de la práctica de rituales; testimonios explícitos de la relación entre el hombre y el Todopoderoso. En ellos utiliza ciertos objetos que fungen como símbolos de los conceptos judíos de pureza, santidad y rectitud. Estos rituales, que se llevan a cabo en forma individual y colectiva, así como los elementos con los que se realizan, sirven como recordatorio de la presencia sempiterna de la ley divina.

HONRA AL SEÑOR CON LA LUZ

     La luz ha constituido una constante dentro de la existencia judía a través de los siglos. Esta ha estado presente en todas las ceremonias y festividades hebreas y representa un elemento central de la liturgia judía. Además de buscar a través de ella la santificación de ciertas fechas sagradas, la luz encierra un significado propio que pone al judío en estrecho contacto con su identidad y su herencia tanto nacional como cultural.

LA SINAGOGA: LUGAR DE REUNIÓN DE LOS JUDÍOS

     "Y harás un santuario para mí Y habitaré en medio de ellos." Éxodo 25:8

     En la medida en que al judaísmo se le puede considerar mucho más que una religión, el lugar de reunión de los que lo profesan -la sinagoga- va más allá de un sitio de rezo. Es el hogar de los judíos, el sustento de su fe, el centro para el enriquecimiento del espíritu.

LA TORÁ

     No con nuestros padres hizo Dios este pacto, sino con nosotros que estamos aquí mismo hoy, vivos". Deuteronomio 5:3

     La Torá es uno de los legados más trascendentales del pueblo judío a la humanidad. Contiene las bases religiosas del sistema ético que ha regido la vida del hombre occidental desde hace muchos siglos. Asimismo, la Torá es fuente de la tradición hebrea, porque combina los principios religiosos, las creencias y las leyes y guías de conducta moral que gobiernan la totalidad de la vida religiosa judía.      La palabra Torá significa enseñanza y se refiere a la colección de 24 libros sagrados que incluyen los cinco libros de Moisés, que a raíz del surgimiento del cristianismo fueron conocidos como Antiguo Testamento. Estos constituyen el intelecto de la religión judía.

TALMUD

     Para el judío, el Talmud proporciona alimento espiritual; asimismo, es consuelo e inspiración de toda una nación. En él está reflejada la esencia del espíritu profundamente reflexivo con el que los judíos se han aproximado a los problemas y cuestionantes que se les han presentado a raíz de su dispersión, de su exilio y de su desenvolvimiento en sociedades tan disímbolas en las que sus legados y tradiciones tuvieron que sufrir mutaciones para adaptarse a las circunstancias, preservando al mismo tiempo la ley y el espíritu bajo los cuales fueron concebidas.
     Literalmente, la palabra Talmud significa estudio o aprendizaje . El Talmud es un compendio de la tradición oral recibida por Moisés en el Monte Sinaí y transmitida verbalmente de generación en generación. En él se encuentran vertidas las opiniones rabínicas sobre las experiencias del hombre en sus relaciones con la sociedad, con el pueblo de Israel y con Dios, así como las diversas interpretaciones de las leyes bíblicas.