SE OTORGA EL REGISTRO A LA RELIGIÓN JUDÍA DE MÉXICO

   En cumplimiento de la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Publico el 22 de junio de 1993 el secretario de Gobernación, Patrocinio González Garrido, entregó el certificado constitutivo como Asociación Religiosa a la religión judía de México. En el acto estuvieron presentes los representantes oficiales de la Comunidad Bet-El, la Sociedad de Beneficiencia Alianza Monte Sinaí, Maguen David, la Comunidad Ashkenazí de México, la Comunidad Sefaradí, Beth Israel Community Center, el Centro Social Israelita de Baja California, la Comunidad Israelita de Guadalajara y el Centro Israelita de Monterrey.

   El funcionario aseguró que conforme al mandato constitucional la autoridad en nuestro país debe ser laica porque así se garantiza el trato religioso igualitario para todas las asociaciones religiosas. Afirmó que ante la nueva realidad jurídica en torno a asuntos religiosos México establece que son la pluralidad, la tolerancia, el respeto y la igualdad las formas más adecuadas para el encauzamiento de las diversas religiones que coexisten en el seno social. Estos valores, que guían por definición y vocación al Estado mexicano, representan la mejor garantía para la expresión de hechos en la libertad de conciencia, de religión, de cultos y de creencias.
   Con respecto a la presencia judía en México el titular de la SEGOB expresó: "Es ésta una ocasión propicia para reflexionar sobre la importancia que el judaísmo ha representado para la cultura universal y para la de nuestro país, ya que desde la época misma del descubrimiento e integración de Occidente los judíos han estado destacadamente presentes en la evolución de nuestro pueblo. Su recia identidad, sus arraigadas tradiciones, sus profundas convicciones éticas y morales, su disciplina y persistencia son sin duda valores que distinguen a la comunidad judía, cuya huella ha quedado hondamente plasmada en la historia y cultura de la humanidad".
   "Para México" -agregó González Garrido- "la comunidad judía representa un valioso activo del mosaico social y cultural de la nación. Su presencia ha contribuido, y lo seguirá haciendo, al fortalecimiento y desarrollo de la unidad pluriétnica y pluricultural que caracteriza la recia identidad nacional de México y seguirá contribuyendo al avance y grandeza de nuestro país. Es patente el esfuerzo que la comunidad judía ha realizado para incorporarse como una asociación religiosa, lo que demuestra que el espíritu de tolerancia fue el eje de sus acuerdos, vislumbrándose en su pluralidad de tendencias la unidad de la religión judía en México."
   El Ing. Simón Nissán, presidente de la comunidad judeo-mexicana, indicó que los nuevos requerimientos en materia religiosa proveen los elementos necesarios para que con respeto irrestricto a la libertad de cultos y de filiación religiosa se fortalezca aún más nuestro bagaje cultural e histórico. "El México de la modernidad al que este gobierno ha dado fisonomía a través de sus estructuras políticas y sociales", aseveró, "fomenta día con día rumbos alternos que resguardarán nuestra identidad nacional a la vez que sirven de impulso para alcanzar nuevos horizontes de desarrollo".
   Manifestó, a la vez, que las reformas constitucionales representan el inicio de una cultura religiosa de tinte distinto en México, que es fiel reflejo del signo de nuestros tiempos. La nueva legislación permitirá que las asociaciones religiosas se beneficien enormemente en un marco que les posibilita, por un lado, alcanzar en forma ágil sus fines, mientras que por el otro, vela por sus garantías individuales y colectivas consagradas a nuestra Carta Magna.
   El Ing Nissán reiteró la solidaridad de su comunidad con el proyecto constitucional para modernizar estas relaciones "al insertar nuestra presencia y actividad, en el contexto nacional, en un marco jurídico que emana de la voluntad popular y que refrenda la igualdad de todos los cultos en México".
   "Nos sentimos privilegiados de ser parte de este momento histórico en que la religión judía recibe su registro, contribuyendo con su legado milenario, con sus fuentes de sabiduría y con su mensaje universal a enriquecer la vida espiritual de nuestra nación", concluyó.