MEMORIA DEL MUNDO: RECONOCIMIENTO UNESCO AL CENTRO DE DOCUMENTACIÓN E INVESTIGACIÓN DE LA COMUNIDAD ASHKENAZÍ DE MÉXICO

   El Centro de Documentación e Investigación de la Comunidad Ashkenazí de México (CDICA) fue reconocido por la UNESCO para formar parte de la “Memoria del Mundo”. Este programa fue establecido en 1992 con el objetivo de proteger y promover el patrimonio documental del mundo, a través de la preservación y el acceso a los documentos que lo conforman.
   El reconocimiento se otorga a aquellas instituciones que cuentan en su acervo con documentos, libros, periódicos, música, historia oral y otros, cuyo valor es considerado único e irrepetible y, por ende debe ser resguardado para las futuras generaciones.

   El CDICA creado en 1993, resguarda, custodia y difunde la cultura del pueblo judío que estuvo en peligro de desaparecer durante la época nazi, es decir la cultura ashkenazí, al tiempo que también custodia la memoria histórica de la minoría judía en México proveniente de Europa Central y Oriental.
   Los primeros inmigrantes de origen ashkenazí llegaron a México a fines del siglo XIX y principios del XX. En 1922 se organizaron como comunidad bajo el nombre de Nidjei Israel, amparando su deseo de continuidad que se manifestó en la creación de escuelas, sinagogas y cementerios y más adelante con la fundación de instituciones altruistas de apoyo a sus correligionarios recién llegados así como a la población del país que los recibió con los brazos abiertos.
   Cada una de esas organizaciones tuvo la conciencia y responsabilidad de conservar sus archivos, documentos y sobre todo sus bibliotecas. A pesar de que desde la década de los años 50 del siglo pasado se concibió la idea de establecer un centro de documentación en donde se depositaran todos los materiales, éste se creó hasta 1993 a raíz de la publicación de la historia de la Comunidad Ashkenazí compilada en siete volúmenes y titulada “Generaciones Judías en México. La Kehilá Ashkenazí 1922-1992”.
   Con la conciencia de rescatar la cultura ashkenazí, sus producciones literarias, religiosas e históricas y la vida de las comunidades desaparecidas en el Holocausto durante la Segunda Guerra Mundial y preservar los archivos de las distintas instituciones judías del país, se formó un acervo de libros, publicaciones periódicas y documentos invaluables.
   Para ello se siguieron dos líneas de preservación urgentes:
   1. La de la cultura ashkenazí con el rescate de 1000 libros de los muchos confiscados por los nazis y localizados en la ciudad de Offenbach en Alemania, así como los libros que trajeron consigo los inmigrantes.
   2. La referente a la historia de los judíos en México los cuales, como las otras minorías no nacionales que arribaron al país a partir del siglo XX formaron parte de la multiculturalidad y pluriétnicidad del país y, por tanto, sus archivos son fundamentales para el conocimiento de la historia comunal en particular y nacional en general.
   Actualmente el CDICA conserva colecciones que datan del siglo XVI hasta el siglo XX. Cuenta con una biblioteca en la cual destacan el Fondo del Libro Hebreo Antiguo, el Fondo México y el Fondo de Traducciones al idish y al hebreo; una hemeroteca con los primeros periódicos editados en idish y en español en el país; un archivo que contiene los acervos de las diversas instituciones del sector ashkenazí, entre los que destacan el del Comité Central Israelita - que se convirtió en la organización representante de la comunidad judía ante el gobierno mexicano- el de la Cámara de Comercio y el de la Comunidad Nidjei Israel; 8000 fotografías de los casi cien años que lleva de formada la comunidad, un archivo de historia oral, que comprende más de 200 entrevistas a inmigrantes, intelectuales y líderes comunitarios y cuatro bases de datos sobre los extranjeros de origen judío registrados en el país, los asuntos tratados en el Comité Central y el Censo de población realizado en el año de 1949.
   Calificar para formar parte de “Memoria del Mundo” de la UNESCO es, sin duda, un reconocimiento de que el CDICA es único en su género y, de que sus acervos son invaluables y representan nuevas e importantes herramientas para las investigaciones sobre la historia de México, de la comunidad judía y de la cultura judía en América Latina.
   La ceremonia de recepción del reconocimiento se llevó a cabo el martes 26 de febrero de 2008 en el Museo de Antropología e Historia de la Ciudad de México con la presencia de la Dra. Iliana Chmelnik, Presidenta del Comité Ejecutivo de la Comunidad Ashkenazí de México; el Dr. León Waisser, Presidente del Comité Directivo de la Comunidad Ashkenazí de México; la Dra. Rosa María Fernández de Zamora, Representante de UNESCO, el Dr. Miguel León Portilla, Profesor Emérito de la UNAM; la Dra. Estela Morales, Coordinadora de Humanidades de la UNAM; Dr. Carlos Martínez Assad, Investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM; la Mtra. Esther Seligson, escritora; la Mtra. Charlotte Bronsoiler, Premio Rosenbluth, UNAM; la Dra. Alicia Gojman de Backal, Directora del CDICA e Investigadora de la FES Acatlán, UNAM y del Dr. Miguel Abruch.
   Pertenecer al programa “Memoria del Mundo” de la UNESCO es motivo de gran orgullo para el CDICA, para la Comunidad Judía y para el acervo cultural del país.

Fecha de impresión: Febrero, 2008