Cuando Los Olvidos Se Convierten En Un Problema De Salud. Marcela Casillas Escalona RUAJ

   Alrededor de 50 millones de personas en el mundo tienen actualmente algún tipo de trastorno neurocognitivo, la OMS calcula que cada 3 segundos se hace un diagnóstico nuevo y siguiendo esta tendencia, para el 2050 habrá 132 millones de personas con esta enfermedad.
   El deterioro cognitivo es una enfermedad que afecta al cerebro y su funcionamiento, es degenerativa e incurable y se puede presentar de varias formas (de acuerdo a la parte del cerebro que se encuentra afectada y a la intensidad del daño). Aunque en el envejecimiento puede ser común tener olvidos benignos, en general el cerebro debe ser capaz de tomar decisiones de forma clara.

   Las personas con deterioro cognitivo tienden a confundirse en situaciones simples o cotidianas, por ejemplo, olvidan el nombre de objetos conocidos y que usan frecuentemente, se pierden al recorrer rutas que ya conocen, cambian de personalidad sin razón aparente y les cuesta trabajo tomar decisiones, concentrarse en una actividad específica o completar tareas que normalmente harían sin dificultad (como ir al supermercado). Este tipo de lesiones se comportan como cortocircuitos, interrumpen las conexiones entre las neuronas y pueden tener consecuencias en la salud (física y mental), el entorno familiar y social, y la economía, por lo que deben de tomarse en serio y abordarse en familia sumando esfuerzos con un equipo de especialistas que garanticen el bienestar integral del mayor.
   Con el propósito de atender a las personas que presentan alguno de las variantes de estos trastornos, la Comunidad Maguén David crea RUAJ

¿QUÉ ES RUAJ? ¿QUIENES SOMOS?

   RUAJ es un programa intercomunitario que inició su misión en julio del 2018, busca atender las necesidades de las personas mayores con trastornos neurocognitivos con el fin de mejorar su calidad de vida, usando estrategias terapéuticas y actividades de: socialización y estimulación neurocognitiva, actividad física, desarrollo personal y espiritual; fomentamos siempre la autonomía optimizando la integración con la familia y la comunidad y promoviendo el bienestar general de la persona que acude a este centro especializado.
   Trabajamos desde la filosofía de la Atención Centrada en la Persona, complementándolo con otros cánones que, en conjunto concentran nuestro esfuerzo en el ser humano al que apoyamos.
   Para recibir a un nuevo usuario, se requiere realizar una valoración integral, es decir, una entrevista que nos permita diseñar un programa personalizado a partir de sus necesidades particulares, su historia de vida, sus gustos e intereses, entre otros. En la elaboración de su expediente incluimos tres valoraciones más: una neuropsicológica, una funcional (física) y una geriátrica y basamos todas las actividades en 8 dimensiones o ejes de bienestar: Emocional, Físico, Espiritual, Relaciones Interpersonales, Inclusión Social, Desarrollo Personal, Autodeterminación y Derechos. Toda esta información se integra en un programa en el que nuestro equipo de expertos selecciona las mejores estrategias para cada usuario, buscando siempre un mayor beneficio y disfrute de la persona; completamos el equipo con los cuidadores particulares, la familia y la comunidad, con lo que garantizamos una experiencia única.
   Ven a conocernos: Casa “Moisés y María Saba”, ubicada en Lafontaine No. 89 casi esquina con Presidente Masaryk, planta alta. Será un placer atenderte.
   Horario de lunes a jueves de 10 a 18 horas.
   Informes a los teléfonos: 52803670 y 52804075.