Muere Elie Wiesel a los 87 años

julio0401   El premio Nobel de la Paz y sobreviviente del Holocausto Elie Wiesel falleció el pasado 2 de julio a los 87 años.
   Wiesel, originario de la localidad húngara de Sighet (actual Rumania) era uno de los escritores judíos más conocidos y ferviente defensor de la memoria del Holocausto mediante la educación.
Autor de 47 libros, cuatro de ellos sobre el Holocausto, dedicó su vida a la defensa de los derechos humanos y la lucha contra la opresión en el mundo, lo que lo hizo acreedor del Premio Nobel de la Paz en 1986.
   El escritor nació en el seno de una familia ultra ortodoxa judía y durante la Segunda Guerra Mundial pasó por varios campos nazis, en los que perdió a su hermana pequeña y a sus padres.
   Él y sus dos hermanas mayores sobrevivieron y, una vez liberados del campo de Buchenwald, se desplazó a París para estudiar en la universidad de Sorbona, tras lo cual trabajó como periodista.
   Llegó a Nueva York en 1955 y en 1963 adoptó la nacionalidad estadounidense. Antes de retirarse, fue profesor de varias universidades de Estados Unidos.
   El domingo 3 de julio, fue sepultado en una ceremonia religiosa privada en la ciudad de Nueva York, a la que asistieron familiares y amigos para despedirlo.
   Familiares y amigos de Elie Wiesel participaron en Nueva York en una ceremonia religiosa privada para despedir al Premio Nobel de la Paz, fallecido en esta ciudad.
   Durante la ceremonia, el rabino Perry Berkowitz, Presidente de la Organización de la Herencia Judeo-Estadounidense y ex colaborador de Wiesel, señaló que "su muerte es una doble tragedia, no solo la pérdida de alguien tan extraordinario e inusual, sino el hecho de que los que sobrevivieron al Holocausto estén disminuyendo, al tiempo que aumenta el antisemitismo y el revisionismo".
   Por su parte, Abraham Foxman, ex Director nacional de la Liga de Antidifamación, recordó los libros escritos por Wiesel, mismos que aseguró “generaron un movimiento global de recuerdo que es imprescindible en la actualidad”.
   Por último, el Presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, recordó un viaje que hizo con Wiesel a Auschwitz en el que el Premio Nobel afirmó que “lo opuesto al amor no es el odio, sino la indiferencia y que precisamente fue la indiferencia la que llevó el antisemitismo a Alemania y permitió el Holocausto”.
   Paralelamente, el ex Presidente de Israel, Shimon Peres, señaló que para su país, la muerte de Wiesel, es la pérdida de un “símbolo nacional” y aseguro que “su voz seguirá siendo escuchada, ya que está arraigada en todo el pueblo judío”.