Cultivan semillas de hace dos mil años

   Con el objetivo de comprender mejor el linaje desaparecido de las palmeras datileras de los tiempos bíblicos, el Instituto Aravá de Estudios Ambientales en Israel cuenta con un proyecto a largo plazo que incluye el cultivo de semillas de hace dos mil años, halladas bajo los escombros de la antigua fortaleza de Mazada y otros sitios arqueológicos en el desierto de Judea, incluido Qumrán, donde se descubrieron los Rollos del Mar Muerto.
   Se trata de siete semillas antiguas de dátil - Matusalén, Adán, Jonás, Uriel, Boaz, Judith y Hannah - germinadas con éxito que oscilan entre los 2,400 y los 1,800 años  con las que los investigadores esperan criar palmas datileras de una variedad que en la antigüedad eran conocidas por su dulzura, gran tamaño, larga vida útil y supuesta capacidad para combatir enfermedades.
   Los científicos de Aravá informaron que a pesar de que los dátiles pueden no ser los mismos que las personas comían en la antigüedad, las plantas cultivadas a partir de sus semillas encontradas pueden mostrar algunas características que se han perdido en las variedades modernas.
   Asimismo, explicaron que se trata de un importante proyecto ya que es inusual encontrar semillas que puedan permanecer viables por tanto tiempo y que una de las razones por las que éstas sobrevivieron tanto tiempo es por que lograron tolerar la deshidratación y encontraban en un ambiente extremadamente seco.