Francia y Portugal declaran que el antisionismo es una forma de antisemitismo

   El pasado 3 de diciembre la Asamblea Nacional de Francia, una de las cámaras del Parlamento, aprobó un proyecto de ley que establece que el antisionismo es una forma de antisemitismo.
   La moción, que emplea la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés), fue aprobada por 154 votos a favor y 72 en contra.
   La resolución aprobada – que destaca que "desde hace algunos años, Francia, Europa entera, pero también casi todas las democracias occidentales están enfrentando un aumento del antisemitismo" y agrega que “los actos antisionistas a veces pueden ocultar realidades antisemitas. El odio hacia Israel debido a su percepción como un colectivo judío es similar al odio hacia toda la comunidad judía" fue impulsada el año pasado por el presidente Emanuel Macron tras una serie de episodios antisemitas durante las protestas de los chalecos amarillos, entre ellos el ataque al filósofo judeo francés Alain Finkielkraut.
   Por su parte, un día después, el 4 diciembre, Portugal también declaró el antisionismo como una forma de antisionismo al sumarse a los países que han adoptado la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto (IHRA).
   Esta medida coincidió con la llegada del Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu a dicho país para reunirse con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.
   Según la definición del IHRA, algunos ejemplos de antisemitismo consisten en el odio a Israel, en comparar al Estado judío con la Alemania nazi y en las acusaciones contra los ciudadanos judíos de ser más leales a Israel que a los intereses de sus propias naciones.