Ataque antisemita en Alemania deja dos muertos

  El pasado 9 de octubre, mientras se celebraban los servicios de Yom Kipur (el Día del Perdón), la celebración más importante del año para el pueblo judío, dos personas fueron asesinadas y dos más heridas luego de que un hombre vestido de militar abriera fuego en las afueras de la sinagoga de Halle, Alemania.
   El agresor vestía ropa militar y llevaba un casco en el que había instalado una cámara para grabar el ataque. Su intención era cometer una masacre en el lugar de oración, en el que había entre 60 y 70 personas. El ataque fue difundido en directo por el mismo agresor, quien antes había publicado en sus redes sociales una especie de manifiesto antisemita en el que expresaba su intención de "matar tantos anti blancos como pueda, preferentemente judíos".
   Hasta el momento, los investigadores consideran que el agresor actuó solo y de manera improvisada.
   Tras el ataque, el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Heiko Maas, lamentó “que en la fiesta de la reconciliación, el Yom Kipur, se dispare contra una sinagoga, nos toca al corazón" y, aseguró que "todos debemos actuar contra el antisemitismo en este país”.
   La canciller alemana, Ángela Merkel, participó en una vigilia de homenaje y duelo organizado en la gran sinagoga de Berlín durante la cual condenó tajantemente el ataque.
    Por su parte, el Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu, envió "en nombre del pueblo de Israel, condolencias a las familias y deseos de pronta recuperación a los heridos" e hizo un llamado a las autoridades alemanas para que "sigan actuando con determinación en contra del fenómeno del antisemitismo".
   En tanto, el Presidente del Congreso Judío Mundial, Ronald Lauder, denunció que son urgentes "actos y no solo palabras para proteger los lugares de oración" y aseveró que "sobre todo se debe crear un frente unido contra los neonazis y otros grupos extremistas que cada vez ganan más espacios".
   Asimismo, en una nota difundida por la Sala de Prensa del Vaticano se informa que el “Papa Francisco, recordó en oración a las víctimas del atentado en la sinagoga de Halle, en Alemania”.
   El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, condenó el ataque, mismo que describió como "otra trágica muestra de antisemitismo" e insistió que éste flagelo "debe combatirse con la mayor determinación", asegurando que "los lugares de culto en todo el mundo deben ser sitios seguros para la reflexión y la paz, no sitios de matanzas y terror".