Biblioteca Nacional de Israel compartirá en línea archivos de Kafka

   Tras un litigio de doce años por su propiedad, la Biblioteca Nacional de Israel informó el pasado 7 de agosto haber recuperado cientos de cartas, diarios, cuadernos, bocetos y escritos a mano del autor judío nacido en Praga, que llegaron en julio desde Zúrich, y que estaban guardados en sesenta carpetas del archivo personal de su amigo íntimo, Max Brod.
   Asimismo, señaló que éstos serán expuestos físicamente y compartidos en línea próximamente.
   Recordó que Kafka quiso que los manuscritos que dejó fueran destruidos tras su muerte y para ello se los dejó a su amigo Brod, quien no lo hizo, viajó con ellos a Palestina en 1939, editó parte de ellos, muchos otros quedaron en manos de sus sobrinos en Inglaterra a principios de los sesenta, y se encuentran en Oxford y el resto permanecieron con él quien antes de su muerte en 1968 envió una parte a Suiza para salvaguardarlos, mientras que otros se quedaron en Tel Aviv y se los dejó en herencia a su secretaria, Esther Hoffe, que los legó más tarde a sus hijas, Eva Hoffe y Ruth Wiesler, quienes lucharon legalmente hasta su vejez por mantenerlos en su propiedad.
   En el año 2016, la justicia israelí dictaminó que el legado de Kafka debería pertenecer a la Biblioteca Nacional de Israel, una decisión ejecutada por la justicia suiza, que dio luz verde al traslado a Israel.
   Al respecto, el Director del centro bibliotecario, David Bumblerg destacó que entre los documentos recuperados se podrán admirar textos en hebreo, dibujos, cartas, diferentes versiones de sus obras, algunas no acabadas, relatos y, apuntes autobiográficos entre otros.