Homenaje en Budapest a Ángel Sanz Briz, justo entre las naciones

   En el marco de la XV Macabiada Europea, celebrada recientemente en Budapest Hungría y en la que participaron más de 2 mil deportistas de 42 países del mundo, incluyendo México, el pasado 31 de julio se realizó un homenaje al diplomático español, Ángel Sanz Briz (1910-1980), quien salvó durante el Holocausto a más de cinco mil judíos húngaros.
   En la ceremonia, celebrada en la sede de Mazshibisz, la organización judía más grande de Hungría, estuvo presente Juan Carlos Sanz Briz, hijo del diplomático, quien se mostró muy emocionado por el homenaje, mismo que consideró "importante para hacer conciencia en las generaciones más jóvenes sobre lo que sucedió en Europa hace 75 años", aseguró que el mensaje del acto era doble: "primero, recordar el Holocausto porque parece que sucedió hace mucho tiempo, pero no es así y el otro es tener cuidado y alzar nuestras voces cuando los genocidios ocurren"
   Sanz Briz estuvo acompañado por la sobreviviente Eva Leitman Bohrer, que tenía nueve meses cuando fue salvada por el "Ángel de Budapest" y que desde entonces vive en España.
   Leitman Bohrer recordó que Ángel Sanz Briz logró en 1944 el permiso de las autoridades húngaras para proteger a unos 200 judíos húngaros de origen sefardí (español), una diminuta minoría entre los más de 800 mil judíos que vivían en ese momento en el país. A continuación fue multiplicando y falsificando los permisos con una simple treta: que el número del documento nunca excediera esa cifra máxima y así logró salvar a unos 5.500 judíos húngaros. De lo contrario, estas personas hubiesen sido deportadas y asesinadas por los nazis con toda seguridad.
   Además de emitir pasaportes y cartas de protección, el "Ángel de Budapest" alquiló varios edificios en el centro de la capital húngara como si fueran anexos de la embajada de España, para ofrecer así protección diplomática a los judíos oficialmente sefardíes, logrando salvarlas de la deportación.
   Por lo anterior, en 1968 recibió el título de "Justo entre las Naciones", que se concede a aquellas personas que ayudaron a salvar a judíos durante el Holocausto.