Premios Nobel de la Paz y de Economía 2018

   El pasado 5 de octubre se informó que el Premio Nobel de la Paz fue ganado este año por Nadia Murad y Denis Mukwege, en reconocimiento a “sus esfuerzos por terminar con el uso de la violencia sexual como un arma de guerra y conflicto armado”.
   Murad, es una mujer yazidí de 25 años quien fue esclava sexual del ISIS en Mosul y en 2014 logró escaparse de sus captores y llegar a Alemania. Desde entonces, ha sido una importante activista por los derechos humanos, los derechos de los yazidíes y de los refugiados y lidera también una campaña en contra del tráfico de personas.
   Por su parte, Mukwege es un ginecólogo congoleño, quien junto con su personal, se ha dedicado por años a ayudar y tratar a mujeres violadas y víctimas de agresiones sexuales.
   Por invitación de la organización israelí de ayuda humanitaria IsraAID – que desde el año 2014 ha trabajado con yazidíes en todo el mundo - Murad, visitó el país en el año 2017. En ese momento, la activista expresó que “el pueblo judío y el pueblo yazidí comparten una historia común de genocidio que ha moldeado parte de su identidad y haber transformado el dolor en acción” y agradeció a por “dar un ejemplo a los yazidíes de cómo se puede permanecer conectados con la historia y el patrimonio mientras se modela el propio futuro”.
   Por su parte, el lunes 8 de octubre el Premio Nobel de Economía fue atribuido a los estadounidenses William Nordhaus y Paul Romer por “integrar el cambio climático y la innovación tecnológica al crecimiento económico, aliando así clima, innovación y economía y desarrollar métodos que abordan algunos de los desafíos más fundamentales y apremiantes de nuestro tiempo: combinar el crecimiento sostenible a largo plazo de la economía global con el bienestar de la población del planeta".
   Paul Romer, de 62 años, ex economista jefe del Banco Mundial (BM) y profesor en la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York, ha sentado las bases del "crecimiento endógeno" desde 1986, con lo que ha demostrado cómo la innovación y el progreso técnico influyen de forma importante en el crecimiento económico.
   Por su parte, William Nordhaus, de 77 años, quien es profesor en la universidad de Yale, se ha especializado en la investigación de las consecuencias económicas del calentamiento global. Fue el primero (en los años 90) en establecer un modelo de vínculo entre la actividad económica y el clima, introduciendo teorías y experiencias procedentes de la física, la química y la economía, integrando el cambio climático en el análisis macroeconómico a largo plazo.
   Viene de una familia con raíces judías, que emigró de Alemania a principios del Siglo XIX.