Museo del Louvre y cuadros robados por los nazis

   El Museo del Louvre lanzó recientemente una iniciativa para corregir el expolio que sufrieron varios propietarios de arte durante la Segunda Guerra Mundial.
   Se trata de la apertura de dos salas con 31 cuadros robados por los nazis que buscan facilitar la conexión con los legítimos descendientes de sus propietarios originales, en su mayoría judíos, y facilitar su devolución.
  
A partir de ahora dos pequeñas salas situadas en el ala oeste del pabellón Richelieu del museo alojan por primera vez y de forma permanente piezas que datan del siglo XVI al XX procedentes de la Alemania del Tercer Reich, que fueron expoliadas de sus dueños.
   Al respecto, el director de pinturas del recinto, Sébastien Allard, explicó que el objetivo de este nuevo proyecto es por una parte facilitar la devolución de las mismas al encontrar a sus dueños y a la vez crear un “espacio de memoria intimista”.
   Agregó que las 31 obras están en el lote de 807 que gestiona el museo parisino y que han sido incluidas por el Estado francés en el programa MNR (Museos Nacionales de Recuperación), que comenzó al término de la Segunda Guerra Mundial con la meta de devolver a sus legítimos dueños las obras que fueron robadas por los nazis.
   Aclaró que “esas pinturas no pertenecen al Louvre y están a la espera de encontrar a sus dueños”.