Sheminí Atzeret y Simjat Torá

   El octavo día en que concluye Sucot – que este año coincide con el 12 de octubre - es conocido como Sheminí Atzeret que significa "el octavo día de la Asamblea Solemne".
   Aunque su propósito es poner fin a la fiesta anterior, Sheminí Atzeret no refleja ninguna de las observancias relacionadas con Sucot ya que es una festividad autónoma.
   Sheminí Atzeret es una fecha que invita al regocijo y que marca el momento en que el judío abandona la sucá para regresar al hogar a completar la semana festiva.
   Un rasgo particular de esta fiesta es la costumbre de elevar una plegaria por la lluvia, pidiendo a Dios lluvia abundante para Israel, para que sus habitantes, puedan almacenarla para los secos meses veraniegos.
   Debido a que en Sheminí Atzeret se completa el ciclo anual de la lectura semanal de la Torá, el día siguiente – este año, el 13 de octubre - es conocido como Simjat Torá que significa "alegría" o "regocijo de la Torá". En los tiempos antiguos esta fiesta proveía a cada generación de otra oportunidad de demostrar el gran amor del judío hacia Dios y hacia su ley.
   La conclusión y el reinicio de la lectura de la Torá han sido siempre celebrados con alegría reverente. Con el objeto de que no exista ni la más ligera impresión de que una vez que se ha leído la Torá se abandona el estudio, inmediatamente se comienza a leer el primer capítulo del Génesis. Así se inicia el ciclo del año siguiente.
   De este modo, mientras celebramos la cosecha material del judaísmo festejamos al mismo tiempo su cosecha espiritual: la finalización de la lectura de la ley de Dios.
   Es por ello que sin duda alguna, Simjat Torá es el día festivo más alegremente celebrado por los judíos. Niños y jóvenes se unen a la procesión que da siete vueltas alrededor de la sinagoga portando los rollos de la Torá. Es así como se estimula su interés y se les inspira el amor hacia la Torá y sus preceptos, ley que ha constituido una cadena indestructible que enlaza al judaísmo de generación en generación.