Juicio a ex guardia nazi

   Una corte de la ciudad alemana de Hamburgo, informó que Bruno Dey, ex soldado nazi que perteneció a las SS de 92 años será juzgado por 5,230 cargos de complicidad en asesinatos en el campo de concentración de Studthof, al noreste de Polonia.
   Más de 60 mil personas murieron en dicho campo, ubicado al de Danzig - hoy Gdansk – donde el acusado fungió como guardia entre agosto de 1944 y abril de 1945, lo que según la fiscalía le convierte en cómplice de los asesinatos cometidos en ese periodo.
   La prensa alemana informó que el juicio de Dey se llevará a cabo el próximo 17 de octubre. Agregó que el ex guardia reconoció haber presenciado el asesinato de personas en las cámaras de gas, dijo que en ese momento tenía 17 años y si "se sintió mal por esa gente ya que sabía que eran judíos y que no habían cometido ningún crimen". Asimismo, reiteró a los fiscales que él no era simpatizante de los nazis y que se registró en las SS porque padecía de una deficiencia cardíaca y que de esa manera no podía alistarse a otra instancia militar estándar.

Cine judío llega a Chetumal

   Del miércoles 7 al domingo 11 de agosto la asociación civil Árbol Rojo en alianza con el Instituto de la Cultura y las Artes de Quintana Roo (ICA) lleva a cabo en el Cine Café de la Casa de la Cultura de Chetumal el Circuito de Cine Club del 16° Festival Internacional de Cine Judío en México (FICJM), "Un festival sin fronteras" con lo mejor de su programación en sus últimas tres ediciones, que busca llevar historias que se desarrollan en diferentes partes de la geografía mundial.
   Este festival, que tiene como objetivo generar espacios y abrir diálogos para reducir la intolerancia y el racismo que se vive en la actualidad así como propiciar empatía entre las culturas y reducir los comportamientos violentos.
   El programa completo incluye diez títulos cinematográficos que han sido seleccionados en diversos festivales de Cine como el de Toronto, Jerusalem y la Bienal de Venecia, provenientes de países como Israel, Estados Unidos, Alemania, Holanda, Francia, Luxemburgo y Sudáfrica, entre otros.  

Biblioteca Nacional de Israel compartirá en línea archivos de Kafka

   Tras un litigio de doce años por su propiedad, la Biblioteca Nacional de Israel informó el pasado 7 de agosto haber recuperado cientos de cartas, diarios, cuadernos, bocetos y escritos a mano del autor judío nacido en Praga, que llegaron en julio desde Zúrich, y que estaban guardados en sesenta carpetas del archivo personal de su amigo íntimo, Max Brod.
   Asimismo, señaló que éstos serán expuestos físicamente y compartidos en línea próximamente.
   Recordó que Kafka quiso que los manuscritos que dejó fueran destruidos tras su muerte y para ello se los dejó a su amigo Brod, quien no lo hizo, viajó con ellos a Palestina en 1939, editó parte de ellos, muchos otros quedaron en manos de sus sobrinos en Inglaterra a principios de los sesenta, y se encuentran en Oxford y el resto permanecieron con él quien antes de su muerte en 1968 envió una parte a Suiza para salvaguardarlos, mientras que otros se quedaron en Tel Aviv y se los dejó en herencia a su secretaria, Esther Hoffe, que los legó más tarde a sus hijas, Eva Hoffe y Ruth Wiesler, quienes lucharon legalmente hasta su vejez por mantenerlos en su propiedad.
   En el año 2016, la justicia israelí dictaminó que el legado de Kafka debería pertenecer a la Biblioteca Nacional de Israel, una decisión ejecutada por la justicia suiza, que dio luz verde al traslado a Israel.
   Al respecto, el Director del centro bibliotecario, David Bumblerg destacó que entre los documentos recuperados se podrán admirar textos en hebreo, dibujos, cartas, diferentes versiones de sus obras, algunas no acabadas, relatos y, apuntes autobiográficos entre otros.

Recuperan nueve obras de arte robadas por los nazis

   Los descendientes de una familia judía alemana recuperaron nueve obras de arte confiscadas por los nazis en 1938.
   Se trata de cinco pinturas, tres grabados y un panel de madera con relieves de mármol, que fueron confiscadas en 1938 – como parte de un operativo de la Gestapo – a sus legítimos dueños, Julius y Semaya Davidsohn, originarios de Múnich, quienes posteriormente fueron deportados al campo de concentración de Theresienstadt, en el que ambos fueron asesinados.
   En 1955 las obras pasaron a ser parte de la Colección Estatal Bávara de Pinturas, el Museo Nacional de Baviera y la Colección Gráca Estatal.
   Finalmente, el pasado 5 de agosto el ministro de Arte de la región, Bernd Sibler, encabezó la entrega, misma que fue descrita por Hardy Langer, a nombre de los herederos como un "acto de justicia".
   En este contexto, Sibler informó que ésta fue la decimoquinta restitución de la Colección Estatal Bávara de Pinturas desde 1998, que busca ubicar y restituir a sus propietarios legales todas las obras saqueadas de arte saqueadas por los nazis.

Homenaje en Budapest a Ángel Sanz Briz, justo entre las naciones

   En el marco de la XV Macabiada Europea, celebrada recientemente en Budapest Hungría y en la que participaron más de 2 mil deportistas de 42 países del mundo, incluyendo México, el pasado 31 de julio se realizó un homenaje al diplomático español, Ángel Sanz Briz (1910-1980), quien salvó durante el Holocausto a más de cinco mil judíos húngaros.
   En la ceremonia, celebrada en la sede de Mazshibisz, la organización judía más grande de Hungría, estuvo presente Juan Carlos Sanz Briz, hijo del diplomático, quien se mostró muy emocionado por el homenaje, mismo que consideró "importante para hacer conciencia en las generaciones más jóvenes sobre lo que sucedió en Europa hace 75 años", aseguró que el mensaje del acto era doble: "primero, recordar el Holocausto porque parece que sucedió hace mucho tiempo, pero no es así y el otro es tener cuidado y alzar nuestras voces cuando los genocidios ocurren"
   Sanz Briz estuvo acompañado por la sobreviviente Eva Leitman Bohrer, que tenía nueve meses cuando fue salvada por el "Ángel de Budapest" y que desde entonces vive en España.
   Leitman Bohrer recordó que Ángel Sanz Briz logró en 1944 el permiso de las autoridades húngaras para proteger a unos 200 judíos húngaros de origen sefardí (español), una diminuta minoría entre los más de 800 mil judíos que vivían en ese momento en el país. A continuación fue multiplicando y falsificando los permisos con una simple treta: que el número del documento nunca excediera esa cifra máxima y así logró salvar a unos 5.500 judíos húngaros. De lo contrario, estas personas hubiesen sido deportadas y asesinadas por los nazis con toda seguridad.
   Además de emitir pasaportes y cartas de protección, el "Ángel de Budapest" alquiló varios edificios en el centro de la capital húngara como si fueran anexos de la embajada de España, para ofrecer así protección diplomática a los judíos oficialmente sefardíes, logrando salvarlas de la deportación.
   Por lo anterior, en 1968 recibió el título de "Justo entre las Naciones", que se concede a aquellas personas que ayudaron a salvar a judíos durante el Holocausto.