Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto

   El 1° de noviembre del 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Resolución 60/7, designando el 27 de enero como Día Internacional de Conmemoración anual en Memoria de las Víctimas del Holocausto, como “un importante recuerdo de las lecciones universales del Holocausto, un mal único, el cual no puede simplemente ser delegado al pasado y olvidarse”.
   La fecha fue elegida ya que ese día, en 1945, el ejército soviético liberó el mayor campo de exterminio nazi, Auschwitz-Birkenau.
  
Conforme al mandato establecido en la resolución 60/7 de la Asamblea General, el Programa de Divulgación sobre el Holocausto y las Naciones Unidas moviliza a los Estados miembros y a la sociedad civil en pro de la recordación y la enseñanza del Holocausto, con el fin de ayudar a prevenir actos de genocidio en el futuro.
   El tema de 2020 para la recordación del Holocausto y la enseñanza al respecto es “75 años después de Auschwitz: recordación y enseñanza del Holocausto en pro de la justicia global”, reflejando la importancia que sigue teniendo hoy en día, 75 años después del Holocausto, la acción colectiva contra el antisemitismo y otras formas de sesgo para garantizar el respeto por la dignidad y los derechos humanos de todas las personas en todo el mundo.
  
En este contexto, como cada año en México se llevarán a cabo varias ceremonias alusivas.

Quinto Foro Mundial del Holocausto

   En conmemoración del 75 aniversario de la liberación del campo de exterminio nazi Auschwitz, representantes de 45 países y organizaciones internacionales, entre ellos, los Presidentes de Francia, Rusia y Argentina, Emmanual Macron, Vladimir Putin y Alberto Fernández, respectivamente, el Vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, el Príncipe Carlos del Reino Unido y el Rey Felipe VI de España, participaron el día de hoy, jueves 23 de enero en el Quinto Foro Mundial del Holocausto, "Recordando el Holocausto: combatiendo el antisemitismo", organizado por la Fundación del Foro Mundial del Holocausto, en cooperación con Yad Vashem, bajo el auspicio del Presidente del Estado de Israel, Reuven Rivlin, que se llevó a cabo en el Centro Mundial de Conmemoración de la Shoá, Yad Vashem, en Jerusalem.
   Durante el evento, que proyectó un frente unido para recordar el genocidio de los judíos europeos ante el repunte de la violencia antisemita tanto en el continente como en el resto del mundo, el Presidente de Israel, Reuven Rivlin, detalló los horrores hallados en el campo nazi, destacó la importancia de recordar y nunca olvidar y advirtió que "el antisemitismo es una enfermedad mortal que va destrozando sociedades desde adentro. Ninguna democracia es inmune a ello”, por lo que pidió a los líderes mundiales "mostrarse como una muralla firme".
   Por su parte, el Primer Ministro israelí en funciones, Benjamín Netanyahu, indicó: “Para seis millones de miembros del pueblo judío, las puertas del infierno se abrieron demasiado tarde. Por ello, hay un dictamen claro: no habrá otro holocausto” y resaltó que "hoy ya se tiene una voz, una tierra y un escudo".
   Calificó a Irán como el "régimen más antisemita de la actualidad" y llamó a todos los gobiernos a sumar esfuerzos para confrontarlo, asegurando que "el Estado de Israel hará todo lo que deba de hacer para defender al pueblo y el futuro judío".
   Asimismo, todos los presentes rindieron tributo a las víctimas y expresaron su solidaridad con el pueblo judío e Israel y refrendaron su compromiso en la lucha en contra del antisemitismo y para transmitir los hechos históricos y las lecciones del Holocausto a la próxima generación”.

Un oficial nazi fue reconocido como "Justo entre las Naciones"

   40 años después de su muerte, Helmut Kleinicke, quien mantuvo hasta su muerte en secreto el haber evitado que cientos de judíos fueran deportados a campos de exterminio nazis durante el Holocausto, fue reconocido, el pasado 14 de enero en la embajada de Israel en Berlín, como "Justo entre las Naciones".
   Por razones desconocidas, Kleinicke un miembro del partido nazi, mantuvo silencio sobre su heroísmo durante la Segunda Guerra Mundial hasta su muerte, mismo que fue conocido a raíz de un reportaje con testimonios de sobrevivientes transmitido en la televisión israelí que llevó a su hija a reunirse con ellos y conocer la historia de su padre.
   De acuerdo a los testimonios presentados por los sobrevivientes, Kleinicke, quien se unió al partido nazi en 1933, aprovechó su posición como oficial a cargo de una construcción en Chrzanow para "solicitar" trabajadores judíos y así salvarlos de ser transportados al campo de exterminio nazi de Auschwitz, situado a 20 kilómetros de dicha localidad.
   Asimismo, reportaron que durante las redadas de deportación, Kleinicke escondía principalmente a los débiles en el sótano de su casa.
   Durante una de esas redadas, debido a que los responsables nazis de la misma notaron que muchos de los trabajadores de Kleinicke no se presentaron, el oficial fue transferido a un campo de entrenamiento militar como castigo.
   Kleinicke no mantuvo registro del número de judíos que salvo, pero los sobrevivientes calculan que por lo menos fueron cientos.
   El título de "Justo entre las Naciones" - reconocimiento que otorga el Centro Mundial de Conmemoración de la Shoá, Yad Vashem, a nombre del Estado de Israel a personas no judías que arriesgaron sus vidas para salvar judíos durante la Segunda Guerra Mundial – fue entregado por el Embajador israelí en Alemania, Jeremy Issacharoff a la hija de Kleinicke, Juta Scheffzek, siendo el 628° ciudadano alemán en recibirlo y uno de los pocos que también formó parte del partido nazi.
   Durante la ceremonia, en la que estuvieron también presentes, algunos de los sobrevivientes, Scheffzek  señaló con emoción sentir que con el reconocimiento se cierra una larga y emocional búsqueda de la verdad sobre su padre que espera ahora sea conocida por más personas.
   Por su parte, el Embajador Issacharoff, señaló que cuando uno se encuentra en Alemania es difícil separarse de la dimensión histórica del Holocausto, razón por la cual es muy importante reconocer que también existieron personas que hicieron lo correcto. 

Italia aprueba definición de antisemitismo de IHRA

   El pasado 17 de enero el gobierno italiano adoptó la definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto y nombró a la Prof. Milena Santerini como coordinadora nacional de la lucha contra el antisemitismo.
   La definición de antisemitismo de la IHRA, redactada en 2016, establece que “el antisemitismo es una determinada percepción de los judíos, que puede ser expresada como odio hacia los judíos. Las manifestaciones retóricas y físicas del antisemitismo se dirigen a personas judías o no judías y/o a sus propiedades, a las instituciones de la comunidad judía y a las instalaciones religiosas”.
   También se enumeran varios ejemplos, como el llamamiento a matar o dañar a los judíos o la difusión de acusaciones deshumanizantes sobre los judíos o el poder de los judíos como colectivo, pero también el ataque a Israel como colectivo judío, como negar al pueblo judío el derecho a la autodeterminación o comparar la política israelí con la de los nazis.

El Papa denuncia el antisemitismo

   En vísperas del 75 aniversario de la liberación del campo de concentración y exterminio nazi Auschwitz - Birkenau, el pasado 20 de enero el Papa Francisco denunció el antisemitismo “resurgente y bárbaro” e instó al mundo “a mirar hacia adentro y escuchar en silencio la súplica del sufrimiento de la humanidad”.
   Durante una audiencia privada con una delegación de líderes internacionales del Centro Simon Wiesenthal, el Pontífice advirtió que: “Si perdemos la memoria, destruimos nuestro futuro” y agregó que el aniversario de la crueldad indescriptible que la humanidad aprendió hace 75 años debe servir como un llamado "para detenerse, quedarse quieto y para recordar y no ser indiferentes”.
   Asimismo, aseguró que ante el aumento del antisemitismo nunca se cansará de "denunciarlo y condenarlo firmemente".