EL PERFIL POLÍTICO DE ABU MAZEN

     El 19 de marzo del 2003, de acuerdo con las modificaciones a La Ley Básica de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, mejor conocido como Abu Mazen fue electo Primer Ministro. Político moderado y pragmático, considerado el líder más importante después de Yasser Arafat, fue uno de los principales propulsores del diálogo con la izquierda israelí y otros movimientos pacifistas en la década de 1970. El 29 de abril asumió su cargo ante la expectativa de la comunidad internacional que lo consideran un interlocutor válido en el complejo proceso de paz entre los palestinos e israelíes.

¿Quién es Abu Mazen?

     El Primer Ministro palestino nació en Safed en 1935, ciudad que tras la Guerra de Independencia quedó ubicada dentro del territorio israelí. En 1948 huyó junto con su familia hacia Siria, donde realizó sus estudios de abogacía además de trabajar como profesor de primaria. Posteriormente obtuvo una beca para efectuar un posgrado en el Instituto de Estudios Orientales de Moscú de la extinta URSS donde escribió su tesis doctoral sobre las “Relaciones secretas entre los líderes nazis y los sionistas”, en el que cuestiona la veracidad del exterminio de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, se ha dedicado a la administración pública y al activismo político.
     Miembro fundador del movimiento Al Fatah (1965), una de las más grandes facciones políticas en el seno de la OLP, activó en el Consejo Nacional Palestino así como en el Comité Ejecutivo de la OLP.      Promotor del diálogo con Israel, en 1977 presentó los llamados “Principios para la paz”, propuesta realizada en conjunto con el profesor y militar israelí Matityahu Peled, en donde plasmaban el modelo para la creación de dos estados soberanos. Convencido de la importancia del diálogo para lograr la paz entre Israel y los palestinos, en 1989 realizó conversaciones secretas con Israel a través de intermediarios holandeses. Como director del Departamento de Asuntos de Negociaciones coordinó la estrategia del proceso de paz 1993-2000, que derivó en la retirada del ejército israelí de los principales centros de población palestinos en Gaza y Cisjordania.
     A finales de la década de los noventa, diseñó –junto con Yosi Beilin, entonces Ministro de Justicia israelí- el llamado “Plan Beilin-Abu Mazen”, en el que hacían referencia a la división y co-gestión administrativa de Jerusalem, la cual se convertiría en la capital común de dos estados soberanos. Este proyecto quedó en el olvido al estallar la llamada Intifada Al-Aksa.
     A pesar de contar con el apoyo de Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia, el nuevo Primer Ministro enfrentará grandes desafíos, entre ellos, el ganar la confianza de la sociedad palestina que lo considera demasiado conciliatorio con Israel, opinión fomentada por el mismo Arafat.

Abu Mazen e Israel
    
Para Abu Mazen la vía militar no es la adecuada para lograr la paz. Ha calificado las tácticas utilizadas por las guerrillas como “inhumanas” y ha expresado que “matar no es un pasatiempo”. Su postura descansa en premisas pragmáticas que consideran la batalla militar como un error estratégico ya que “la militarización de la Intifada es una equivocación porque lucha en contra de la fortaleza de Israel y no contra sus debilidades.
     De hecho, desde septiembre del 2000, ha exhortado a la población a detener la violencia, por considerarla un error histórico. En una conferencia dictada a líderes de los Consejos Populares de los campos de refugiados de Gaza declaró: “Todas nuestras armas deben pertenecer a las fuerzas de seguridad nacional. Existen algunas provenientes del contrabando y obstaculizan nuestros objetivos. No queremos detener la Intifada, pero debemos desprenderla del sentido negativo, particularmente de la militarización”. (Periódico Al-Ayyam. Noviembre 2, 2002).

Relación con los palestinos
    
El conflicto entre la Autoridad Nacional Palestina (ANP) y las facciones de oposición, particularmente Hamas, el Jihad Islámico y el Frente Popular para la Liberación Palestina (FPLP), se centra en las ramificaciones del proceso político y en la lucha contra Israel. De acuerdo con la visión de Abu Mazen, las operaciones militares de las facciones buscan eliminar a la ANP por completo. En una conferencia concedida a líderes y comandantes de Al Fatah en julio de 2002, señaló que “es inaceptable que estos grupos intenten arrastrar a la ANP hacia donde quieren, como ocurrió en octubre del 2001 con el asesinato del ministro de turismo israelí Zeevi. Nos llevaron a un lugar inconveniente para todos. Participaron con Israel para destruir nuestros logros y sacrificaron el sueño palestino. No podemos permitir que nuestro destino sea prisionero de los intereses individuales”. Al ser cuestionado sobre la posibilidad de que Hamas pudiera sustituir a la ANP Mazen contestó: “No los juzgo por sus intenciones, los juzgo por sus actos. Me pregunto: ¿Cuál es el propósito de las operaciones suicidas?”(Periódico Aafaq Barlamaniya. 2 de Noviembre del 2002).
     El líder palestino ha llamado a todas las facciones a establecer un diálogo. En una entrevista señaló que existe la necesidad de que todos los palestinos acuerden un cese al fuego en un tiempo determinado, para alcanzar los objetivos palestinos. Agregó que de no ser así, la ANP aplicaría medidas más duras para que la minoría cumpla las disposiciones de la mayoría. Abu Mazen concluyó: “El compromiso del nuevo gobierno es determinar y establecer las medidas para alcanzar nuestros objetivos. Aquellas personas que se desvíen del camino establecido por medio del consenso palestino y que den prioridad a intereses personales, serán sometidas, inclusive por la fuerza” (Periódico Al-Hayat. 26 de noviembre del 2002).
     Además de controlar la violencia proveniente de grupos opositores armados los cuales cuentan con gran popularidad, tendrá la tarea de combatir la corrupción y llevar a cabo importantes reformas dentro de la ANP. El principal escollo, será –sin duda- la figura de Yasser Arafat, quien aceptó ceder la posición de liderazgo como resultado de la presión internacional.

Sobre el proceso de paz
    
Con la llamada Hoja de Ruta propuesta por el “cuarteto” integrado por Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y las Naciones Unidas, resurge una vez más la esperanza de consolidar la paz entre israelíes y palestinos mediante un proceso gradual que culminará con el establecimiento de un estado palestino independiente en el año 2005, así como con una verdadera seguridad para los ciudadanos israelíes. Con esta propuesta se pretende dar fin a la etapa revolucionaria y de lucha para dar cabida a una verdadera construcción de la nación, la designación del primer ministro palestino es pieza fundamental en este anhelo de paz.
     Entre las propuestas de la Hoja de Ruta, se exhorta a todas las facciones palestinas a “desmilitarizar” la Intifada y a promover que la resistencia a la ocupación continúe por medios no violentos. Para conseguir este objetivo, el cual es indispensable para poder retomar las negociaciones con Israel, Abu Mazen deberá llevar a cabo un necesario diálogo con los grupos radicales con el propósito de terminar la violencia que estos han propiciado. Para la anterior tarea cuenta con el apoyo del ex director del Servicio de Seguridad Preventiva en la Franja de Gaza, Mohamed Dajlán, cuyo nombramiento intentó vetar Arafat debido a sus relaciones con la CIA.
     Si el primer ministro palestino junto con sus colaboradores logra aniquilar el ciclo de terrorismo, persuadiendo a los grupos radicales de que la violencia genera más sufrimiento y demostrando que el nuevo plan ofrece ganancias mutuas, se avanzará hacia la paz.

Bibliografía

Yeoshua, Yael. “Abu Mazen: A Political Profile”. The Middle East Media Research Institute. Estados Unidos, 2003

De la Guardia, Julio. “De cerebro de la OLP a primer ministro”. El País. España, abril de 2003