YOM KIPUR: EL DÍA DEL PERDÓN

          Yom Kipur, el Día del Perdón en la tradición judía, es un día de penitencia y purificación espiritual y moral. Se celebra diez días después de Rosh Hashaná, el año nuevo judío, en el décimo día del mes de Tishrei que equivale a septiembre-octubre.
    Los diez días que transcurren entre ambas celebraciones son de gran importancia religiosa porque de acuerdo a la tradición, durante estos días Dios juzga la conducta de cada individuo y otorga su veredicto final en Yom Kipur, cuando los hombres son sellados en el Libro de la Vida o en el de la muerte según el juicio divino. Es por esto que estos días de arrepentimiento e introspección son considerados como la última oportunidad del hombre para influir positivamente -a través de sus actos- en el veredicto de Dios y evitar que este sea negativo.

    Durante Yom Kipur se acostumbra ayunar de atardecer a atardecer durante un día. El ayuno es de especial importancia; su función es purificar el cuerpo y el alma de distracciones y placeres materiales y lograr el acercamiento espiritual del penitente hacia Dios. El origen del ayuno de Yom Kipur es bíblico. El libro de Números (27:9) dice: "Y en el décimo día del séptimo mes, tendrán una convocación sagrada y afligirán sus almas".
    Así mismo, existe otro tipo de restricciones y costumbres que limitan las actividades placentera en este día solemne. Por ejemplo, está prohibido bañarse, realizar el acto sexual e ingerir alimentos y líquidos. Igualmente, se acostumbra vestir de blanco y cubrir de este color las vestiduras de la sinagoga, ya que éste simboliza limpieza y pureza de espíritu. Esto proviene probablemente del libro Isaías (1:18: "aunque tus pecados sean como escarlata, serán blancos como la nieve").
    En Yom Kipur se debe poner énfasis en la humildad y en la sencillez, y es por esto que no se utilizan artículos o zapatos de piel, ya que en tiempos antiguos estos eran de gran lujo.
    Durante esta festividad, el individuo pasa todo el día en el templo, en compañía de su familia, orando.
    Antes del atardecer al comienzo de Yom Kipur, se recita la plegaria de "Kol Nidre". Esta hermosa e importante oración invoca la nulificación de juramentos prestados inconsciente o forzadamente alguna vez durante la vida del hombre. Su origen se remonta a los tiempos de la Inquisición cuando los autos y abjuraciones de fe eran práctica común contra los judíos. A pesar de que en tiempos modernos ya no son muchos los casos en que esto sucede, la plegaria se ha conservado por su enorme belleza y por la profunda fuerza emotiva que ha despertado en las congregaciones judías a través de los siglos. En realidad, "Kol Nidre" es una formula legal por medio de la cual los individuos son liberados de este tipo de juramentos y se repite tres veces para que toda la congregación tenga la oportunidad de escucharla.
    De igual manera, se recitan oraciones confesionales y se incluye el "Yizkor", la plegaria en memoria a los muertos. Esta costumbre data del siglo V,e.c. Su origen es incierto pero probablemente fue introducida como rezo en Yom Kipur para lograr el arrepentimiento del individuo al invocar a sus seres queridos fallecidos. La recitación del "Yizkor" se volvió obligatoria durante el periodo de las Cruzadas (Siglo XI a XIII) cuando miles de judíos eran violentamente masacrados por los ejércitos fanáticos que marchaban a través de Europa en camino hacia Tierra Santa. La inclusión del "Yizkor" otorga una oportunidad tanto para el individuo como para la comunidad de expresar su pérdida y su dolor conjuntamente.
    En Yom Kipur se lee especialmente el libro bíblico de Jonas, ya que en el se trata uno de los temas que conciernen a esta festividad: el hombre es capaz de abandonar el camino del mal, aceptar responsabilidad por sus acciones y retornar a Dios.     Al finalizar Yom Kipur, al atardecer, se toca el cuerno de carnero o shofar y con esto se da por terminado el ayuno. El sonido largo del shofar expresa el sentimiento de los fieles que se han extendido espiritualmente hacia Dios y hacia sí mismos durante el largo día de oración, y que a partir de ahora resuelven llevar vidas más nobles y significativas como individuos y como parte de la sociedad. El ayuno se rompe en compañía de toda la familia, con una cena donde se augura salud y prosperidad para todos.
    En Yom Kipur el individuo pide perdón a Dios por sus pecados y se purifica de ellos y asimismo aprende a mostrarse compasivo y comprensivo hacia los demás; en sí, el énfasis en esta festividad se halla en la importancia de las buenas relaciones del hombre con sus semejantes.
    Yom Kipur es, en esencia, un rito sagrado de purificación espiritual individual y comunal que concentra la unión espiritual del hombre con Dios y con los demás hombres.