Tu Bishvat. *Keren Kayemet Leisrael México

   El día quince del mes hebreo Shvat, que este año coincide con el 31 de enero, se festeja Tu Bishvat, el año nuevo de los árboles.
   En este contexto, publicamos una colaboración del Keren Kayemet Leisrael México:

   KKL – TU BISHVAT, CELEBRAR CON ÁRBOLES

   "Porque como los días de un árbol, así serán los días de mi pueblo". Isaías 65:22
   Los almendros de Israel empiezan a florecer en Tu Bishvat y los campos se cubren de flores multicolores.
   En este día, en Israel todos salen al aire libre.
   El olor de la tierra húmeda se mezcla con el fresco aroma de las plantas jóvenes.
   Los bosques y praderas se llenan de niños que cavan hoyos y recogen la basura alrededor de los tiernos retoños.

   El pueblo judío reafirma su conexión con la tierra y ésta abraza a los árboles jóvenes.
   En unos pocos años, estos árboles la cubrirán de verde y nos abrazarán.
   “Porque el Señor tu Dios te trae a una tierra buena... una tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados; una tierra de aceite de oliva y miel"... Deuteronomio 8:7-8
   Cada año, cuando llega Tu Bishvat, los hogares judíos tienden la mesa festiva y sirven los frutos que han hecho famosa a la tierra de Israel: pasas, higos y dátiles, olivas y granadas.
   Se recitan bendiciones especiales para los árboles que florecen y fructifican.
   Quienes participan en el "Seder" de Tu Bishvat beben cuatro copas de vino:
   El vino blanco simboliza la naturaleza que duerme en invierno.
   El vino blanco mezclado con un poco de vino tinto simboliza el despertar de la naturaleza en primavera.
   El vino tinto mezclado con un poco de vino blanco simboliza el conflicto entre la lluvia y el sol, y la victoria del calor sobre el frío.
   Y la última copa, de vino tinto, simboliza el esplendor del sol en verano.

   Frutos para pensar

   Los árboles han sido plantados
   ¿Crecerán y serán fuertes?
   ¿Cuánto tiempo vivirán?
   El Talmud nos indica que debemos pintar de rojo un árbol que pierde los frutos antes de que maduren. Cuando la gente pase, podrá ver que ese árbol no prospera y rezará para que se recupere. No basta con plantar; ¡los árboles necesitan cuidados para poder sobrevivir!
   En el KKL queremos que nuestros bosques sean sustentables y no desechables.
   Queremos plantar y quedarnos, no plantar y alejarnos.
   Queremos dar a nuestros árboles lo mejor, para que ellos puedan brindarnos su belleza, su sombra y sus frutos.
   En este Tu Bishvat, cuando pasees por el campo y disfrutes de los árboles, mira a tu alrededor. ¿Estarán aquí el año próximo?
   Aquí, vivos y sanos, creciendo fuertes, o enfermos y ralos, y eventualmente muertos.
   El KKL trabaja a largo plazo, a fin de asegurar que estos árboles estén aquí para nosotros el año próximo y muchos años más.
   En tiempos antiguos, el Año Nuevo de los Árboles era un hito significativo en el calendario judío. Los árboles tenían importancia más allá de su belleza y utilidad: significaban crecimiento, renovación y la continuidad de la vida.
   Ayúdanos a emprender esta travesía larga, pero importante: el viaje al futuro.
   ..."Entonces todos los árboles del bosque cantarán con gozo". Salmos 96: 12