PALESTINA: SU VERDADERA IDENTIDAD

     1.- Durante las últimas décadas el término Palestina se ha manejado en función de intereses políticos, a menudo contrapuestos, omitiendo los antecedentes históricos que permiten esclarecer su significado.

     2. El nombre Palestina aparece por primera vez en la Historia de Herodoto (485-125 ae.c.) y posteriormente en la obra de otros escritores tanto griegos como latinos. No aparece en el Antiguo ni el Nuevo Testamento. En un principio el término era utilizado únicamente como adjetivo aplicado a Siria. De este modo Siria-Palestina hacía referencia a la franja costera antiguamente habitada por los filisteos, sin incluir Judea.

     3. La adopción oficial del nombre Palestina que designa los territorios del antiguo principado de Judea, data probablemente del período posterior a la rebelión judía de Bar Kojba en 135 e.c., cuando el emperador romano Adriano intenta eliminar todo vestigio de la civilización hebrea. Jerusalem fue primero destruida y luego reconstruida bajo el nombre de Aelia Capitolina y se designó al país como Palestina o Siria-Palestina.

     4. Durante la dominación romano-bizantina el área fue dividida en tres secciones administrativas: Palestina Prima, que incluía Judea, Samaria y la parte sur del este del valle del Jordán; Palestina Secunda, que abarcaba el valle de Jezrael, la Galilea central y oriental, el Golán y la parte norte del este del valle del Jordán y Palestina Tertia, que incluía el sur del Jordán, el Neguev y el desierto del Sinaí.

     5 Bajo la dominación árabe musulmana se preservó esta división administrativa. En los siglos XII y XIII el término Palestina dejó de usarse. Reaparece en Europa en el siglo XIX al referirse a Tierra Santa y abarca ambas partes del río Jordán.

     6. Hasta 1918 el término palestino no fue usado en referencia a ninguna población específica. Esta denominación, como es usada hoy en día, surgió en 1922 con la creación del Reino de Transjordania que ocupó 74% del territorio que los británicos designaron como Palestina con el objeto de diferenciar entre las poblaciones de ambas márgenes del río Jordán. Palestino se refería por lo tanto a los judíos y a los árabes que habitaban el 26% restante. La identidad de la población árabe de ambas riberas del Jordán hasta este momento derivaba de su pertenencia al Islam o a la Gran Siria (para designar la unidad territorial que cubría las áreas de lo que hoy es Siria, parte de Arabia Saudita, el golfo de Akaba, Irak, Líbano, Israel y Jordania)

     7. Desde el fin del Estado judío en la antigüedad hasta el comienzo del Mandato Británico, la zona designada como Palestina no se refería a un país ni tenía fronteras geográficas definidas sino sólo incluía límites administrativos. Constituía un conjunto de subdivisiones provinciales dentro de una entidad mayor.

     8. A partir de la ocupación británica que se inicia en 1917-18 y el subsiguiente establecimiento de un mandato territorial sobre las zonas dominadas, Palestina fue el nombre oficial de un territorio preciso por primera vez desde la Edad Media. Esta designación no era aceptable ni para los judíos ni para los árabes. Desde el punto de vista hebreo el término evocaba la iniciativa romana de ocultar y destruir los lazos de unión entre los judíos y la tierra de la que habían sido expulsados hacía casi dos milenios.

     9. Para los musulmanes el término era extranjerizante; no existía en su concepción histórica ninguna referencia a Palestina. Durante el Imperio Otomano de 1517 a 1918 Palestina constituía parte de Siria de la cual no se distinguía ni por el lenguaje, ni por la cultura, la administración o la lealtad política. La línea divisoria entre Palestina bajo Mandato Británico y Siria-Líbano bajo Mandato Francés era artificial para los pueblos de la región. Con el surgimiento y la expansión de las ideologías panarábigas los palestinos árabes comenzaron a identificarse como árabes y no como sirios.

     10. La aparición de una identidad palestina específica es producto de las últimas décadas y es una consecuencia directa a la existencia de un Estado judío en Medio Oriente. La identidad nacional palestina se ha ido consolidando a lo largo de los años a raíz del rechazo de los países árabes circundantes a asimilarlos dentro de sus sociedades por un lado y por la dinámica gestada a raíz de la presencia israelí en Gaza y Cisjordania desde 1967. En la actualidad algunos medios de comunicación tienden incorrectamente a llamar Palestina a los territorios de Gaza y Cisjordania en donde los palestinos desean formar un Estado independiente.