A 50 años de la Guerra de los Seis Días

   Desde la creación del moderno Estado de Israel en 1948, las naciones árabes vecinas intentaron formar un frente común para frustrar su existencia.  A mediados de mayo de 1967, la hostilidad árabe hacia Israel iba a aumentar de intensidad.
   El 5 de junio, las Fuerzas de Defensa de Israel iniciaban un ataque preventivo y daba comienzo así a una guerra relámpago que se prolongó durante seis días y que finalizó con una victoria de Israel.

SIONISMO: ORÍGENES DEL MOVIMIENTO NACIONAL JUDÍO

"Si me olvidase de ti, oh Jerusalem, que quede seca mi diestra.  ¡Péguese mi lengua a mi paladar, si no me acordase de ti,  si no prefiriese a Jerusalem como preferente asunto de mi alegría!". Salmo 137:5-6

     A lo largo de su historia, los judíos han preservado sus vínculos con la tierra de sus antepasados como uno de los aspectos de mayor trascendencia en su devenir como pueblo. Estos lazos indisolubles son y han sido de una intensidad y profundidad tales que han permeado todas las manifestaciones espirituales y culturales judías. El retorno a Sión ha constituido -a todas luces- el leit motiv de la existencia de los judíos en la diáspora.
     La idea del retorno a Sión nació durante el primer exilio de los judíos a Babilonia en 586 a.e.c., como lo atestigua el Salmo 137:1 "Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentamos y lloramos recordando a Sión". Este deseo se fortaleció cuando los judíos fueron obligados por los romanos a vivir en la diáspora, al ser destruido por segunda vez el gran Templo de Jerusalem -corazón del pueblo judío- en 70 e.c. El anhelo de retornar al hogar ancestral nutrió el espíritu judío y se constituyó en un símbolo de fe y de integración de grupo.

LOS BILUIM

     En julio de 1882, un pequeño grupo compuesto por jóvenes judíos provenientes de Rusia llegó a Palestina con la determinación de dedicarse a la agricultura. Los biluim (iniciales en hebreo del versículo bíblico Isaías 2:5, "Casa de Yaacov, Vayan y Vamos" ) fueron los pioneros de la emigración masiva que retornaba al hogar nacional. Constituían la primera acción concreta del sionismo moderno en su afán por regresar a la Tierra de Israel.
     Con los biluim la ideología del nacionalismo judío intentó contrarrestar la asimilación que durante años había prevalecido entre los jóvenes de la región.

LA LEY DEL RETORNO

     El anhelo milenario de retomar a Sión ha sido una constante en la historia del pueblo judío. A fines del siglo XIX este deseo comenzó a cristalizar en el Programa de Basilea del Primer Congreso Sionista en 1897. Más adelante en la Declaración Balfour (1917), en el Artículo VI del Mandato de Palestina (1922) y en la Declaración de Independencia del Estado de Israel (1948) se retomó la cuestión del derecho de los judíos de regresar a su patria ancestral. Inmediatamente después del establecimiento de la nación judía todas las regulaciones vigentes durante el Mandato Británico limitando la inmigración hebrea a Palestina, como es el caso del Libro Blanco, fueron canceladas.
     Los múltiples esfuerzos por legislar oficialmente sobre el tema culminaron el seis de julio de 1950 con la promulgación por la Knésset o Parlamento israelí de la Ley del Retorno.

RETROSPECTIVA DEL SIONISMO A MÁS DE CIEN AÑOS DE "EL ESTADO JUDÍO"

     En febrero de 1896 sale a la luz pública El Estado Judío de Teodoro Herzl, documento que constituiría el fundamento ideológico del sionismo, como movimiento de liberación nacional del pueblo judío.
   En estos más de 100 años el sionismo ha transitado por distintas etapas. En un primer momento sus ideólogos y seguidores buscaron traducirlo en una estructura operativa además de atraer adeptos entre los judíos del mundo y la comunidad de naciones. Posteriormente, y ante el impacto incomensurable del Holocausto, el sionismo funge como motor de la redención nacional del pueblo judío a través de la creación del Estado de Israel. Más adelante se centró en la tarea de convertirse en refugio para todos aquellos judíos cuya existencia física y espiritual peligrara.

LA BATALLA POR JERUSALEM

     1. El primero de julio de 1994 Yasser Arafat, líder de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), llegó al territorio autónomo de Gaza. En su segundo día de visita, ante una multitud concentrada en el campo de Jabaliya -cuna de la Intifada o levantamiento palestino- el dirigente árabe exigió a su pueblo que "afronte el gran desafío de su historia, el de poder construir la autoridad palestina y después el Estado palestino con Jerusalem como capital". "Jerusalem será" -afirmó- "como Roma, capital de Italia y del Vaticano". Así mismo, ante la emisora británica BBC y en Rafah, al sur de la Franja de Gaza, reiteró jubiloso que los palestinos "juntos rezaremos en las mezquitas de Jerusalem, que será la capital de Palestina".

SIONISMO: SUS CORRIENTES E IDEÓLOGOS

     Hacia la segunda mitad del siglo XIX se desarrolla, entre los judíos dispersos por Europa, una movilización activa para el retorno del pueblo judío a Palestina que cristalizó en el surgimiento del sionismo como fuerza política y culminó con el establecimiento del Estado de Israel. Contrario a lo que se piensa el sionismo no es un movimiento monolítico sino que desde su gestación está compuesto por diversas corrientes ideológicas, que hoy en día se expresan a través de partidos políticos.

PALESTINA: SU VERDADERA IDENTIDAD

     1.- Durante las últimas décadas el término Palestina se ha manejado en función de intereses políticos, a menudo contrapuestos, omitiendo los antecedentes históricos que permiten esclarecer su significado.

     2. El nombre Palestina aparece por primera vez en la Historia de Herodoto (485-125 ae.c.) y posteriormente en la obra de otros escritores tanto griegos como latinos. No aparece en el Antiguo ni el Nuevo Testamento. En un principio el término era utilizado únicamente como adjetivo aplicado a Siria. De este modo Siria-Palestina hacía referencia a la franja costera antiguamente habitada por los filisteos, sin incluir Judea.

JERUSALEM: UNA PRESENCIA CONTINUA

     "Si me olvidase de ti, oh Jerusalem, que quede seca mi diestra, ¡Péguese mi lengua a mi paladar, si no me acordase de ti, si no prefiriese a Jerusalem como preferente asunto de mi alegría!". Salmo 137 (5-6)

     Jerusalem, ciudad de paz, representa un mosaico de culturas, nacionalidades y credos que confluyen desde todos los ángulos del orbe. Es historia de pueblos cuya identidad y tradiciones permanecen intactas en vez de disolverse en un crisol de amalgamas, de barrios que reflejan costumbres y tradiciones de vida de sus habitantes, que conviven y trabajan juntos en un estilo de coexistencia que debería servir de modelo para la consecución de la tan anhelada armonía entre los hombres. Ciudad Santa de hipnotizante hermosura, epicentro de las esperanzas humanas.
     Actualmente, continúan las polémicas, pues a pesar de que Jerusalem ha sido símbolo de paz y de espíritu fraterno, ha servido también de catalizador para las pugnas más encarnizados entre los pueblos que la veneran.

JERUSALEM: CAPITAL INDIVISIBLE DE ISRAEL

     1. Jerusalem -bastión de tres de las más importantes religiones monoteístas del mundo y capital política del Estado de Israel- es un elemento clave en las negociaciones de paz para Medio Oriente. Las naciones árabes han intentado influir sobre Estados Unidos para que presione a Israel a negociar él status de la Ciudad Santa. Conforme las negociaciones avanzan es importante tener presente los siguientes hechos históricos y políticos sobre Jerusalem.

JERUSALEM: SU FUTURO POLÍTICO DETERMINARÁ EL RUMBO DE LA HISTORIA

     En las negociaciones de paz, el futuro de Jerusalem ha constituido el tema siempre presente pero también siempre ausente. Tanto las delegaciones israelí como palestina abocadas a solucionar los problemas de estos dos pueblos han reconocido la necesidad de mantener de lado el problema de Jerusalem con el fin de no desviar la atención de asuntos menos intrincados que puedan contribuir a impulsar el proceso de paz a estas alturas del juego. Traer a colación el tema de Jerusalem en esta etapa tan prematura podría anular las negociaciones. Sin embargo ningún acuerdo final puede excluir el escabroso tema del destino político de la ciudad santa cuyo significado histórico y religioso se encuentra virtualmente al centro de las disputas evocando las más álgidas emociones.

EL KIBUTZ: ¿UN SUEÑO QUE SE DESVANECE?

            Es un hecho que el último siglo probó ser, entre otras cosas, un período fructífero en ideas y experimentos para encontrar una mejor forma de vida y ofrecer alternativas a las estructuras sociopolíticas existentes. Surgió así la idea de crear comunidades planificadas en las que imperara la igualdad de oportunidades para participar y disfrutar del trabajo, sin relación con la posición, producción, ingreso o profesión de sus integrantes.
            Es en este contexto que a principios de siglo se crea en Israel el kibutz (término que en hebreo significa “asentamiento comunal”), unidad social y económica autosuficiente basada en la ayuda mutua y la justicia social. Estas nuevas comunidades produjeron un cambio drástico en el orden social, en los métodos de producción, en la división del trabajo, en las bases de la familia, en el sistema educativo y en el carácter de las relaciones.

LAS NACIONES UNIDAS E ISRAEL: UNA DIFÍCIL RELACIÓN

     La historia de las relaciones entre la Organización de las Naciones Unidas (ONU) e Israel está íntimamente entrelazada. El propio Estado de Israel nació al amparo de la Asamblea General, que en 1947 aprobó la Resolución 181, recomendando la partición de Palestina en dos Estados, uno árabe y uno judío. En mayo de 1949, a un año de su establecimiento, Israel se constituyó en el quincuagésimo noveno miembro oficial del organismo internacional.
     La primera etapa de colaboración fue útil y fructífera para ambos, ya que el recién creado Estado participó en una amplia gama de actividades dedicadas a la salud, el trabajo, la alimentación, la educación, la agricultura y las ciencias.

EL PLAN DE DESCONEXIÓN

     El 15 de agosto del 2005 dio inicio el plan de desconexión israelí de la Franja de Gaza y parte de Cisjordania.
     A continuación presentamos información relacionada a ese importante paso dentro del proceso de paz en Medio Oriente.

NUEVOS DESAFÍOS DEL KIBUTZ

     El kibutz israelí, pequeña población rural en el que la propiedad es comunal y todas las decisiones son adoptadas por la colectividad está viviendo un proceso de readaptación económica y social, alejándose incluso de los principios básicos que le dieron origen.
     Desde hace algunos años, la gran mayoría de los kibutzim (plural de kibutz), en donde se intentaba hacer realidad la vieja utopía socialista de compartirlo todo, está pasando por un delicado proceso de transformación que incluye en mayor o menor grado, la privatización de los medios de producción y los servicios del kibutz, así como la implementación más extensiva de la propiedad privada y el salario diferencial.
     Kibutz es el nombre que se le da en hebreo a un asentamiento colectivo. Es una comunidad rural única, una sociedad basada en la ayuda mutua y la justicia social, un sistema socioeconómico en el que la gente comparte el trabajo y la propiedad, en cumplimiento del principio de “cada uno conforme a sus posibilidades, a cada uno de acuerdo con sus necesidades”.

LOS LUGARES SANTOS CRISTIANOS EN ISRAEL

            Central para judíos, cristianos y musulmanes, Israel ha sido venerado por la religión y la tradición, por la historia y la teología, por sus lugares santos y sus templos.
            Para el cristianismo, Tierra Santa se transformó gradualmente en un centro de peregrinación. Las iglesias, monasterios, conventos y altares se multiplicaron y pasaron a la custodia de diversas órdenes cristianas.
            Los peregrinos cristianos viajan a Israel para visitar los sitios donde se desarrollaron los eventos importantes de acuerdo a su tradición religiosa.
            La política de Israel ante el pluralismo religioso fue expresada en la Declaración de Independencia de 1948. La cual asegura la libertad de culto a toda la población: “El Estado de Israel se basará en la libertad, la justicia y la paz, según fueran concebidas por los profetas de Israel; garantizará la plena igualdad de derechos sociales y políticos a todos sus habitantes, sin distinciones de religión, raza o sexo, así como la libertad de culto, conciencia, lenguaje, educación y cultura”.

MITOS Y REALIDADES: OPERACIÓN PLOMO FUNDIDO

     “El Día del Juicio no llegará hasta que los musulmanes combatan contra los judíos (matando a los judíos), cuando el judío se esconderá detrás de piedras y árboles. Las piedras y los árboles dirán: Oh musulmanes, oh Abdula, hay un judío detrás de mí, ven a matarlo.” Carta constitucional de Hamas Artículo 7 1988

     Desde el año 2000 los esfuerzos de paz de Israel recibieron como respuesta continuos ataques con cohetes y misiles lanzados por Hamas desde Gaza hacia poblaciones israelíes.
     El 27 de diciembre de 2008, Israel inició la Operación Plomo Fundido, acción militar cuyo objetivo era cumplir con el deber de defender a sus ciudadanos, que han sido aterrorizados por los permanentes ataques de Hamas y desmantelar la infraestructura terrorista de dicha organización.

UN PASEO POR ISRAEL: TEL AVIV – YAFFO

     Situada en la costa del Mar Mediterráneo, Tel Aviv, la primera ciudad judía de los tiempos modernos, cumplió recientemente 100 años de existencia. Conformada por dos localidades hermanadas y vecinas – Tel Aviv y Yaffo – es la ciudad más heterogénea de Israel ya que en ella conviven mundos muy diversos. La mezcla de culturas y modos de vida han logrado que Tel Aviv sea considerada como una ciudad única con un gran espíritu de apertura, innovación e iniciativa, en un entorno atractivo en el que se aprecian tanto características típicas de una ciudad costera como el ambiente citadino de vanguardia, con rascacielos y tecnología de punta.

JERUSALEM: LA CIUDAD ANTIGUA

     Si te olvidare, oh Jerusalem, olvide mi diestra su habilidad; adhiérase mi lengua al paladar si de tí no me acordare; si no pusiere a Jerusalem en la cumbre de mis alegrías." (Salmos 137:5-6)

     Jerusalem, una de las ciudades más antiguas de la humanidad, es la capital de Israel y sede del gobierno. Su población es un mosaico de diversas comunidades nacionales, religiosas y étnicas. Con sus sitios históricos cuidadosamente preservados y restaurados, y sus modernos edificios, centros comerciales y parques industriales de alta tecnología, es, al mismo tiempo, antigua y moderna, con sus tesoros del pasado y con sus planes para el futuro.
     La santidad de esta metrópoli es reconocida por las tres grandes religiones monoteístas occidentales, el judaísmo, el cristianismo y el islam, pero la naturaleza de dicha santidad difiere para cada una de ellas.

LA POBLACIÓN ÁRABE DE ISRAEL

     Israel fue establecido como la patria del pueblo judío y los judíos constituyen, de hecho, la mayoría de su población. Sin embargo, la sociedad israelí está conformada por una gran variedad de culturas, nacionalidades y religiones.
     Los árabes israelíes son ciudadanos del Estado de Israel de lengua materna árabe, que en gran medida son descendientes de los habitantes árabes del Mandato Británico de Palestina que quedaron dentro de las fronteras de Israel tras la Guerra de Independencia de 1948. Constituyen alrededor del 20% de la población total del Estado y pese a que son nombrados colectivamente ciudadanos árabes de Israel, incluyen una serie de grupos distintos, en su mayoría de habla árabe pero cada uno con características propias de su grupo. De acuerdo a su tasa de natalidad, se prevé que con el ritmo actual, en 2025 los árabes representen una cuarta parte de la población total de Israel.

LA JERUSALEM MODERNA

UNA PUBLICACIÓN DE Tribuna Israelita

     La moderna Jerusalem es una ciudad cosmopolita y religiosa a la vez que cuenta con más de 700 mil habitantes que aceptan el paso del tiempo pero conservan sus tradiciones.
     Alrededor de las murallas, se ha desarrollado una ciudad que se extiende sobre un territorio de más de 100 kilómetros cuadrados de colinas y valles en donde se localizan varios suburbios en expansión. Cuenta con una moderna arquitectura, parques, una gran variedad de museos, importantes zonas industriales, así como reconocidas instituciones académicas y culturales.

EL ENCANTO DE HAIFA

      Situada al norte del país, Haifa es la tercera ciudad más grande de Israel. Con una población de 270 mil habitantes, se localiza en la costa del mar Mediterráneo oriental extendiéndose por las faldas del Monte Carmel.
     Haifa es una mezcla de lo tradicional con lo contemporáneo. Es una ciudad sofisticada y relajada a la vez. Con numerosas opciones de teatros, museos, cines, elegantes hoteles, centros comerciales, parques naturales y hermosas playas. Es, sin lugar a dudas, un punto inmejorable de partida para visitar toda la zona norte del país.

Declaración de Independencia del Estado de Israel

ERETZ ISRAEL fue la cuna del pueblo judío. Aquí se forjó su identidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí logró por primera vez su soberanía, creando valores culturales de significado nacional y universal, y legó al mundo el eterno Libro de los Libros.

Luego de haber sido exiliado por la fuerza de su tierra, el pueblo le guardó fidelidad durante toda su Dispersión y jamás cesó de orar y esperar su retorno a ella para la restauración de su libertad política.

YOM YERUSHALAIM (Día de Jerusalem)

     Jeusalem. Su nombre implica innumerables asociaciones y sentimientos. Desde los días del rey David, la ciudad ha estado intrínsecamente ligada al destino del pueblo judío. Sus triunfos y derrotas, sus días de gloria y sus horas más sombrías han reflejado y definido los altibajos de la cambiante suerte de Israel.
     A lo largo de toda la historia judía, la ciudad constituyó el norte magnético hacia el que se orientaban los corazones judíos doquiera que estuviesen. En junio de 1967 tuvo lugar no sólo la unificación de la ciudad, sino la reunificación de un pueblo con sus raíces espirituales y materiales.
     Desde el primer Día de Jerusalem, celebrado en 1968, la ciudad se ha desarrollado notablemente. Duplicó su población y se convirtió en el centro no sólo de una renovada vida espiritual para todas las religiones, sino también de la educación, la cultura y el desarrollo económico.
     El Día de Jerusalem, que se festeja el 28 de nissan de acuerdo al calendario hebrero (que este año coincide con el 24 de mayo) celebra esta nueva realidad. La Jerusalem de hoy, con sus centros de comercio y alta tecnología, sus museos y sus galerías, sus salas de conciertos y conferencias, así como sus lugares sagrados y sus innumerables sitios de contemplación y plegaria, fascina tanto a sus habitantes como a sus numerosos visitantes, judíos y no judíos.
     Sagrada para todas las religiones, Jerusalem es única entre todas las ciudades santas del mundo.
     Este año se festeja el 50 aniversario de la reunificación de la ciudad.

Organización Sionista Mundial Departamento de Información

  • 1
  • 2