POR LA VIDA Dra. Laura Magaña Valladares*

¿Porqué recordar uno de los episodios más cruentos de nuestra historia reciente si estamos por celebrar la entrada al nuevo milenio?

     En el umbral del nuevo milenio estamos viviendo un resurgimiento de sentimientos xenófobos y chauvinistas a lo largo y ancho de nuestro planeta. Grupos de corte fascista y nazi dejan oír sus consignas extremistas y racistas en Europa, Estados Unidos y aún en América Latina. Los skinheads han pasado a formar parte del abanico de grupos extremistas que causan estragos en las sociedades logrando popularidad el propagar sus ideas de odio racial y supuesta superioridad. El típico militante de estos grupos tiene entre 15 y 19 años y aunque constituyen tan sólo pequeños grupos, el hecho de que nadie se oponga a ellos representa un espacio para crecer y operar lo que los hace aun más peligrosos.

     Hoy en día los grupos neonazis, expresan libremente su ideología racista que se dirige contra minorías, con frecuencia extranjeras, aunque no siempre. Estos grupos han ganado popularidad y notoriedad. Como ejemplo podemos mencionar que existen más de 1500 páginas en internet de movimientos racistas; en Austria el ultra derechista partido de la libertad se consolidó como la segunda fuerza política y su líder Haider, quien ha demostrado tener una clara postura fascista y es un admirador del régimen nazi, salió victorioso en las últimas elecciones de su país. Aún recordamos el bombazo en Oklahoma, Estados Unidos, perpetrado por una persona perteneciente a un movimiento racista y en América Latina, Chile, fue sede de un congreso neonazi en abril del 2000.
     El reto consiste entonces en conocer y tratar de entender estas fuerzas obscuras y subterráneas y ejercitar acciones que conlleven a detenerlas antes de que alcancen proporciones incontrolables destruyendo así todos los esfuerzos por lograr sociedades tolerantes, pluralistas y con paz social.
     Ante el peligro de nuestra ignorancia, indiferencia, y olvido histórico, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó 1995 como el año de la tolerancia, y algunos países realizaron campañas y promovieron legislaciones antirracistas, pero no ha sido suficiente.
     Todavía vemos que los grupos xenófobos, antirracistas y antisemitas se manifiestan y se promueven libremente. Más aún, muchos países todavía no tienen legislación al respecto, lo que nos lleva pensar que no adoptan un compromiso serio aludiendo al derecho a la libertad de expresión; cuando el valor supremo que debemos defender es el derecho a la vida y a la dignidad de todo ser humano por encima de cualquier otro derecho.
     Debemos asumir nuestra responsabilidad social. La única manera que los nazis pudieron llevar a cabo su plan de exterminio es porque un grupo de personas se creyó su postura de superioridad; porque otros miles se prestaron como voluntarios para ejecutar sus planes; y porque muchos otros millones, permanecieron indiferentes y pasivos aun teniendo la capacidad de detener el asesinato masivo.
     Nuestra ignorancia, indiferencia y falta de responsabilidad colectiva, ponen en peligro latente que errores pasados se cometan de nuevo. De ahí la necesidad de discusión donde podamos conocer los hechos, analizar las razones, y discutir propuestas que propicien la paz mundial y no la destrucción del ser humano.
     La ética hebrea establece que "todos los judíos son responsables el uno por el otro" y cuando le preguntaron a Jesús cuál era el mayor mandamiento, él contestó: amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente y con toda tu alma y a tu prójimo como a ti mismo. Ambos, judíos y cristianos tenemos el mandato divino de velar los unos por los otros.

*Laura Magaña Valladares cursó dos licenciaturas en Educación Especial, una Maestría en Tecnología Educativa y obtuvo el Doctorado en Administración Educativa en Washington D.C. Ha sido profesora en diversas universidades desde hace 20 años. Actualmente es Coordinadora General de Evaluación y Desarrollo Académico de la Universidad Anáhuac, responsable –entre otros- de la capacitación de los docentes y la elaboración de los planes de estudio de la Universidad.
     Participante del “Viaje de Estudios a Polonia e Israel” para académicos mexicanos organizado por Tribuna Israelita