Educación sobre el Holocausto en el corazón de Tennessee. Recopilado por Mtra. Shulamit Shturman. Asociación Yad Vashem - México

   Durante estos días de tanta calma, tuve oportunidad de leer este artículo escrito por Efraím Zuroff, el principal cazanazis, que ha trabajado durante gran parte de su vida en el Centro Simón Wiesenthal, tanto en Estados Unidos como en Israel. Me pareció interesante lo que nos relata y quise compartirlo con ustedes.
   El Dr. Zuroff no estaba muy seguro de si alguien tendría la paciencia de leer su artículo, sobre todo en estos momentos de incertidumbre. Se trata de una experiencia que él vivió en un pueblo de Estados Unidos llamado Greenville, Tennessee. Creyó que tal vez los lectores pensarían que él estaba un poco desubicado, o que tal vez andaba en “la-la land”. Finalmente decidió escribirlo:

   Greenville es un pequeño pueblo, que no cuenta con ninguna universidad o colegio que tuviera un gran equipo deportivo, de lo contrario, sí sería conocido. Hasta donde se sabe, no cuenta con una comunidad judía, y no la ha habido nunca.
   El Dr. Zuroff nos relata, que fue invitado a este pequeño lugar, para hablar en una Conferencia Anual del Holocausto que se llevó a cabo a principios de marzo del 2020. La invitación fue hecha por Noelle Smith, una joven subdirectora de la preparatoria Greeneville y miembro entusiasta del creciente grupo de maestros que utilizan un programa en línea llamado "Echoes & Reflections", patrocinado por Yad Vashem, ADL, la Liga de Antidifamación en Nueva York y la USC Shoa Foundation, una fundación en California que se dedica a capacitar a maestros de primaria y secundaria sobre la enseñanza de la Shoá El programa también ofrece a los maestros la oportunidad de asistir a un seminario especial de dos semanas en Yad Vashem, o visitar los campos de exterminio en Polonia, así como seminarios web sobre temas especiales.
   Noelle estuvo presente en un curso en Yad Vashem, en el que el Dr. Zuroff había dado una conferencia sobre los esfuerzos que se han hecho para localizar a los criminales de guerra nazis y llevarlos ante la justicia, también participó en un seminario web especial sobre el caso de Ivan Demjanjuk, a raíz de la serie de Netflix.
   El autor comenta que normalmente, no le gusta hablar con niños menores de 18 años, y mucho menos con estudiantes de primaria, debido a la complejidad de los problemas al explicar los desafíos que él ha tenido que enfrentar como cazador de nazis.
   Cuando Noelle le dijo que serían dos grupos de 1,000 estudiantes cada uno entre los 10 y 18 años, le hizo dudar mucho, pero finalmente aceptó.
   Llegar a Greenville fue un poco complicado, pero la experiencia en la conferencia lo compensó con creces. El lugar fue la Primera Iglesia Bautista, que tenía el auditorio más grande de la ciudad y efectivamente cada una de las dos conferencias tuvo una audiencia de 1,000 estudiantes y cerca de 60 maestros y adultos interesados en el tema.
   Es importante mencionar, que Carla Kesterson, quien recibió en 2020 el Premio Anual de Enseñanza Belz-Lipman a la excelencia en la educación sobre el Holocausto, explicó de manera muy convincente al público joven por qué era vital aprender sobre la Shoá y después de esta explicación, la plática sobre el trabajo de los cazanazis, fue muy bien aceptada.
   Dada la edad relativamente joven de los alumnos, la mayor parte de la conferencia se concentró en historias sobre individuos, principalmente sobre el legendario cazador de nazis Simon Wiesenthal y Dinko Sakic, el comandante del campo de concentración de Jasenovac en Croacia; este asesino en masa, totalmente orgulloso de sus crímenes, escapó después de la Segunda Guerra Mundial a Argentina y fue llevado ante la justicia en su tierra natal.
   Para gran sorpresa suya, el público fue un modelo de decoro y no hubo disturbios en absoluto. Por el contrario, la audiencia se mostró muy atenta y agradecida; los estudiantes plantearon una gran cantidad de preguntas, especialmente los más jóvenes, y algunas fueron un poco sorprendentes.
   Algunos ejemplos de las preguntas y las respuestas de Zuroff:
   P ¿Cuántos nazis has atrapado?
   R Varias docenas.
   P ¿Siempre quisiste ser un cazador de nazis?
   R No, mi fantasía era ser el primer judío ortodoxo en jugar en la NBA.
   P ¿Cuánto dinero se ofrece por la información que pueda conducir al arresto de un criminal de guerra nazi?
   R En el caso del Doctor Sádico de Mauthausen Aribert Heim nos costó 310,000 euros; en otros casos hasta 25,000 euros.
   P ¿Quién ha sido el nazi más famoso que has atrapado?
   R Dinko Sakic de Croacia.
   P ¿Es rentable ser un cazador de nazis?
   R ¡No lo hago por el dinero!
   P ¿Quiénes han sido las personas más famosas que has conocido?
   R El más reciente fue el presidente serbio Vucic.
   Para colmo, después de responderle a su pregunta, el joven estudiante me gritó: "Me gusta tu sombrero", claro, se refería a mi kipá.
   Los comentarios al otro día en los medios locales fueron muy elocuentes y lo mejor fue que el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció que se había obtenido una orden de deportación contra un guardia de un campo de concentración alemán de 94 años que vivía cerca de Oak Ridge, Tennessee.
   Este evento fue muy comentado en la escuela y reforzó el mensaje en los estudiantes sobre la importancia de la justicia, incluso muchos años después de que se hayan cometido los crímenes.
   Durante estos tiempos difíciles, la idea de que 2.000 niños no judíos y 60 o más maestros sean educados sobre la Shoá por dirigentes no judíos, tan entusiastas y tan dedicados a la tarea, es un pensamiento muy reconfortante. Un rayo de luz en tiempos difíciles y un recordatorio importante de que Haolam lo kulo negdeinu!" (No todo el mundo está en contra nuestra).
   Un día, con suerte muy pronto, la crisis del coronavirus pasará, los temores disminuirán y la vida volverá a la normalidad. Después se volverá a las preocupaciones individuales sobre muchos otros temas importantes, incluidos el antisemitismo, la memoria del Holocausto, y también se podrá apreciar más plenamente lo que está sucediendo en Greeneville, Tennessee.

   El Dr. Efraim Zuroff es el principal cazador de nazis del Centro Simon Wiesenthal y el director de la Oficina del Centro de Israel y Asuntos de Europa del Este.