La relevancia de recordar Kristallnacht para nuestra época. Adela Smeke Mizrahi *

   Los años en los que Adolf Hitler fungió como Canciller de Alemania son recordados como un periodo oscuro y sangriento en la historia de la humanidad. Este periodo se caracterizó tanto por la extensión territorial de Alemania como por el odio promovido en contra de los judíos.
   El antisemitismo que impulsaba el Nacionalsocialismo era un odio particularmente peligroso, profundo y obsesivo. Muy diferente al antisemitismo medieval, el Nacionalsocialismo añadió elementos modernos basados en la pseudociencia con equivocada creencia de que en la mezcla genética de razas, la raza semita aportaba recursos que eran nocivos y degenerativos para la raza aria.
   Hitler utilizó lo anterior como una justificación para perseguir y aniquilar a los judíos que vivían en su territorio. Pero la persecución en contra de los judíos fue paulatina y se intensifico con los años.
   Es posible identificar cuatro etapas en las que el Canciller alemán incrementó su persecución y acoso en contra de los judíos.

  • Entre 1933 y 1935 fue el periodo en el que Hitler establece su poder absolutista (Führer) con una serie de maniobras y circunstancias a su favor como lo fue el repentino incendio del Reichtag (1933) y la muerte del presidente Paul von Hindenburg (1934). Paralelo a lo anterior, a los pocos meses de que Hitler había asumido asumió la cancillería, organizó un Boicot económico hacia los comercios judíos intentado probar la respuesta internacional respecto a su abierto odio y rechazo en contra de los judíos. La amenaza a la seguridad física y moral de judíos había iniciado.
  • En 1935 a partir de la publicación de las “Leyes de Nuremberg” se delimita la segunda etapa de esta segmentación. Si bien, estas Leyes permiten definir y aclarar quién es considerado judío para el Estado Alemán, esta etapa que duró 3 años, se define por la serie de legislaciones antijudías que periódicamente se promulgaron privándolos en primera instancia de su nacionalidad, pero también de sus empleos y en muchos casos de sus bienes. La necesidad de los judíos por emigrar así como las dificultades para hacerlo, crecían cada día más.
  • La fecha del 9 de noviembre de 1938 es particularmente importante y es conocida como “La Noche de los Cristales Rotos” o Kristallnacht en la que diversas unidades policiacas alemanas realizaron un ataque espontáneo a sinagogas, comercios y propiedades que pertenecían a judíos. Para ese entonces, Alemania ya había anexado Austria a su territorio y a pesar de que la Segunda Guerra Mundial se declaró con la invasión de Alemania a Polonia en septiembre de 1939, Hitler ya había extendido su territorio, rompiendo así el Tratado de Versalles.
    Esta fecha es particularmente importante y marca el inicio de una nueva etapa respecto a la persecución de los judíos en Alemania, debido a que es el primer ataque del Estado hacia la integridad física de la población judía que vivía en Alemania. Hitler después de la decepción de la “Conferencia de Evian” en julio del mismo año, tuvo claro que deshacerse de los judíos que aún vivían en su territorio no sería tarea fácil, ya que fuera de Alemania había un mundo que poco se disponía en recibirlos.
    Curiosamente la pequeña comunidad judía de México en aquella época, vio la necesidad de crear una institución que pudiera representar a toda la sociedad judía del país y dar una respuesta a las problemáticas que surgían a consecuencia de los inmigrantes judíos que buscaban en México una alternativa para salvarse de las persecuciones. Esta institución denominada el Comité Central de la Comunidad Judía de México, se constituyó el mismo día del pogromo antijudío.
  • En 1941 inicia la matanza sistemática de judíos en el territorio conquistado por Alemania, primero en la URSS a través de la “Unidades de Matanza Móvil” las cuales iban detrás del ejército Alemán para que tras la conquista de un poblado o ciudad, pudieran fusilar a la población judía que habitaba ese lugar y los cadáveres eran enterrados en fosas comunes.
    Al mismo tiempo en Alemania, Hermann Goering ordena la planeación y ejecución de “La Solución Final al Problema Judío” y a consecuencia de ello, los alemanes establecieron en Polonia los Campos de Exterminio para exterminar a los judíos de Polonia y del resto de los países que habían conquistados.

   Este incremento del acoso, persecución y legislación antijudía que culmina en un genocidio de 6 millones de judíos en Europa por Alemania bajo el régimen Nacionalsocialista liderado por Adolf Hitler entre 1933 y 1945 es conocido como Holocausto.
   Esta semana se cumplen 81 años desde el ataque antijudío Kristallnacht o Noche de los Cristales Rotos y para nosotros no podría ser más relevante recordar este acontecimiento debido al incremento de los ataques antijudíos en Alemania de los últimos años. Es de notarse que a pesar del tiempo que ha transcurrido desde entonces, y de todos los esfuerzos que ha realizado el gobierno Alemán por educar y sensibilizar a su población sobre las consecuencias del odio extremo, los actuales ataques en Alemania en contra de los judíos y sus instituciones han sido ejecutadas conun profundo sentimiento antijudío.
   El gobierno encabezado por Angela Merkel se ha caracterizado por la empatía hacia la Comunidad Judía, el reconocimiento de los errores históricos de Alemania y la intención de sensibilizar a la ciudadanía germana sobre los peligros del totalitarismo, el odio extremo y el antisemitismo.
   Tal es el caso que hace 2 semanas, Angela Merkel fue galardonada por el prestigioso Premio Hertzl otorgado por el Congreso Judío Mundial en reconocimiento por todo el apoyo que la Canciller ha brindado a la Comunidad Judía de Alemania.
   Es por eso que las crecientes, esporádicas y generalizadas manifestaciones en contra de judíos de los últimos años en Alemania hasta su cúspide en el ataque a la Sinagoga de Halle en octubre del presente año durante pleno “Día del Perdón” en la religión judía, nos explican que estos esfuerzos no han sido suficientes y nos permiten visualizar que el antisemitismo en Alemania no se ha ido en su totalidad. Y está lejos de hacerlo.
   Teniendo la historia como referente, es importante que la sociedad Alemana reflexione sobre lo nocivo que son los ataques antisemitas que ocurren en su territorio ya que a pesar de ser individuos quienes han ejecutado estos atentados, la sociedad ha sido testigo de ellos y no podemos permitir nuevamente que la gente común y corriente guarde silencio ante atentados de este tipo.
   En esta fecha es importante hacer una llamado a la sociedad europea en general y a la alemana en particular, para tomar una postura firme y luchar en contra del antisemitismo. Y esto no debe ser hecho únicamente para salvar a la Comunidad Judía local de los diversos ataques de los que constantemente es objeto, sino también es el salvarse a ellos mismos y no permitir que el veneno del odio profundice en las grietas sociales.

*Adela Smeke Mizrahi es Maestra en Humanidades por la Universidad Anáhuac.