LOS JUSTOS ENTRE LAS NACIONES

 “Existen estrellas que su resplandor es visible en Tierra aunque se hayan extinguido. Existen personas que su brillo continúa iluminando el mundo aunque ya no estén presentes”. Hannah Senesh

     Durante los terribles años de la Segunda Guerra Mundial, gran parte de los europeos permaneció en silencio, colaborando con su indiferencia al asesinato de millones de seres humanos. Paralelamente, una valiente minoría arriesgó su propia integridad luchando contra tanta crueldad para salvar al menos alguna vida.
     Estos héroes, denominados “Justos entre las Naciones”, son los gentiles o no judíos que arriesgaron o dieron sus vidas para salvar las de miles de semejantes condenados a perecer exterminados.

SIMÓN WIESENTHAL: “LA CONCIENCIA DEL HOLOCAUSTO”

     El 20 de septiembre de 2005 murió Simón Wiesenthal a los 96 años, dejando un ejemplo invaluable de lucha por la justicia. Arquitecto de profesión, dedicó los últimos 60 años de su vida dedicado a cumplir la misión que se propuso cuando fue liberado del campo de concentración de Mauthausen en mayo de 1945: llevar ante la justicia al mayor número de criminales nazis. “Quiero que la gente sepa que después de asesinar a millones de personas, los nazis no lograrán huir como si nada”.

La Shoah entre la historia y la memoria. Judit Bokser Liwerant *

     El 27 de enero es el Día Internacional de la Memoria del Holocausto en homenaje al trágico desenlace del exterminio nazi. La fecha marca el día de la liberación de Auschwitz, que se proyecta como el núcleo del asesinato de seis millones de judíos, parte de la planeada aniquilación total del pueblo judío y de su cultura, impedido sólo por la derrota alemana en la Segunda Guerra Mundial.
     Auschwitz, la Shoah, en las diferentes dimensiones que sus nombres designan, representa el descarnado genocidio que irrumpió en la historia del siglo XX, exhibiendo la razón y la sinrazón de la condición humana, la ruptura de las esperanzas depositadas en la primera y su vulnerabilidad frente a la fuerza de la segunda.

¿OLVIDAR PARA VIVIR? Jacky Cohen

   Durante la Segunda Guerra Mundial ocurrió uno de los sucesos más trágicos que afectó para siempre al Pueblo Judío: El Holocausto. Un acto más en la historia de la perversidad humana, de una nación que tuvo el poder de hacerlo, a un pueblo que no pudo evitarlo. Ciertamente resulta impreciso señalar a toda la nación, como lo sería si nos refiriéramos a La Inquisición como a toda España ó a los Pogromos como a toda Rusia. Existen libros y relatos que documentan los incontables actos de humanismo de personas que sintieron la injusticia y arriesgaron sus vidas en defensa de los perseguidos. Pero esto no trata de esa parte de la historia que será siempre recordada.
   Trata de 6 millones de judíos bestialmente asesinados.