HOLOCAUSTO: ORÍGENES Y CAUSAS DEL ANTISEMITISMO NAZI

     A partir de que comenzaron a aflorar las atrocidades cometidas por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, numerosos estudiosos han intentado hallar las causas y orígenes del intenso antisemitismo que invadió a Europa por siglos y explicar, especialmente, el hecho de que el programa de la "Solución Final" propuesto por Adolfo Hitler hubiera sido acogido con tanto entusiasmo por una nación ilustrada como la alemana.
     Durante años, Alemania tuvo un contacto permanente con los judíos y, el antisemitismo en ese país, se diferenció de otros, no tanto por la virulencia de sus manifestaciones, sino por su concepción racista.
     El antisemitismo nazi que surgió en Alemania en el Siglo XX tiene orígenes muy antiguos que pueden ser estudiados desde diversas ópticas:

REVISIONISMO DEL HOLOCAUSTO: ABERRACIÓN HISTÓRICA

     A medio siglo del inicio de la segunda guerra mundial, la opinión pública internacional empezó a cuestionar la relevancia de mantener vigente el recuerdo de uno de los capítulos más aciagos dentro de la historia del hombre. Algunos han aducido, que la carga moral que han tenido que soportar tanto víctimas como victimarios del Holocausto así como los pueblos de los que proceden, es inmensa y que esto les ha ocasionado un sinnúmero de problemas en su desarrollo. Afirman que han asumido las consecuencias por un período demasiado largo y que ha llegado ya el momento de sacudirse estos sentimientos negativos y ver hacia el futuro con optimismo. Además. se sienten hartos y hasta agredidos personalmente cuando se vuelven a canalizar -a través de infinidad de medios- las implicaciones de lo sucedido. Y es que la mente humana aún no llega a comprender la vastedad de la tragedia y se siente perturbada ante uno de los dilemas morales más graves de nuestros tiempos.

HOLOCAUSTO CULTURAL: EL TERCER REICH COARTÓ UNA DE LAS VENAS MAS RICAS DE LA CREATIVIDAD HUMANA

     Las diversas expresiones culturales han garantizado la transmisión del patrimonio humano de generación en generación. La creatividad individual o colectiva es el reflejo del ethos nacional y debido a ello, a través de la historia, se han presentado incontables intentos por destruir acervos intelectuales como preámbulo para la erradicación de civilizaciones completas.
     Una de las manifestaciones más dramáticas en este sentido, se dio en los países dominados por la sombra nazi, antes y durante la segunda guerra mundial. Con el holocausto cultural se inició la época de terror que culminaría con el genocidio judío.

HOLOCAUSTO CULTURAL EN LA ALEMANIA NAZI: EL CASO DE HERBERT MARCUSE

     Herbert Marcuse -filósofo y crítico radical de la sociedad industrial- ha sido considerado el profeta de los nuevos tiempos. Durante la década de los sesenta, su pensamiento alcanzó notoriedad a nivel mundial y logró popularidad entre diversos sectores estudiantiles.
     Nació en Berlín en 1898 en el seno de una familia judía. Cursó sus primeros estudios en su ciudad natal, y durante la primera guerra mundial sirvió en el ejercito alemán como delegado de su unidad. Años después, obtuvo su Doctorado en Filosofía en la Universidad de Friburgo, como discípulo de Heidegger.
     En 1933 ingresó al Instituto de Investigación Social de Francfort, en el que inició relaciones con distintos pensadores. Su labor creativa se vio interrumpida ese mismo año, ya que con la ascensión de Hitler al poder, la seguridad de los judíos se vio seriamente amenazada.

HOLOCAUSTO CULTURAL EN LA ALEMANIA NAZI: EL CASO DE SIGMUND FREUD

     Destacado hombre de ciencia, eficaz terapeuta y magnifico escritor, Sigmund Freud fue un ser humano conformidables pasiones y marcados perfiles de carácter. Sus ideas revolucionaron el pensamiento del siglo XX, al proporcionar un concepto radical del hombre. A través del psicoanálisis descubrió los motivos inconscientes de la naturaleza humana y explicó los orígenes del conflicto entre los individuos.
     Sigmund Freud nació en Freidberg, Austria en 1856, en el seno de una humilde familia judía que sufría los ataques antisemitas de la población.

HOLOCAUSTO CULTURAL EN LA ALEMANIA NAZI: EL CASO DE STEFAN ZWEIG

     Humanista moderno y moderado, Zweig se caracterizó por su profundo interés por el hombre en lo que él consideraba un mundo cada vez más brutalizado. En sus obras realizó profundos estudios sobre la niñez y la adolescencia, así como de los dilemas que el ser humano debía enfrentar en la edad adulta.
     Zweig nació en Viena en 1881 en el seno de una familia judía. Su padre -un conocido industrial- lo impulsó en el estudio de las letras. Tuvo un pronto inicio en la literatura y a los veinte años ya había publicado su primera colección de versos. Cuando estalló la primera guerra mundial, la dureza del conflicto lo llevó a escribir obras de tono pacifista, que fueron incorporadas a los archivos de guerra de Viena.
     En 1919 se trasladó a Salzburgo y su casa se convirtió en un conocido centro literario y cultural. Su producción creativa logró gran distinción en varios géneros, tales como la poesía, el ensayo y el drama. Sin embargo, lo más aclamado de su obra fue la interpretación biográfica de personajes históricos e imaginarios. Su técnica consistía en agrupar en un volumen a tres personalidades con intereses similares e intentar encontrar un denominador espiritual común, como en el caso de Balzac, Dickens y Dostoievsky.
     En 1934, Zweig escribió un libreto para la opera La Mujer Silenciosa del afamado compositor Richard Strauss, pero ésta fue prohibida por el nuevo régimen. El partido nazi, ya en el poder, había transformado el carácter de las manifestaciones culturales y la identidad judía del escritor constituía un obstáculo insalvable.

HOLOCAUSTO CULTURAL EN LA ALEMANIA NAZI: EL CASO DE SAMUEL I. AGNON

     En el año de 1966 la Academia Sueca otorgó el Premio Nobel de Literatura a un escritor judío, Samuel I. Agnón, figura central de las letras hebreas contemporáneas. Su obra simboliza el deseo de recapturar, por un lado, la tradición de sus antepasados, y así mismo de transmitir los sueños y creencias del Hombre universal.
     Agnón nació en Buczacz, Galitzia Oriental, en 1888. Como todos los judíos de la época, cursó estudios primarios en el jeder (escuela primaria religiosa). Desde muy pequeño solía dedicar muchas horas a la lectura de libros de diversos géneros, inspirado por su padre quien escribía poesía y realizaba estudios filosóficos.
     En 1909, era una un escritor conocido cuando decidió viajar por primera vez a Tierra Santa. Este período ejerció una influencia decisiva en su vida y moldeó su pensamiento. Más tarde, como muchos de sus contemporáneos, Agnón se sintió atraído por las corrientes culturales que se generaban en Alemania, por lo que en 1913 se estableció en Berlín. Su estadía en esta ciudad fue fructífera y le permitió profundizar sus estudios y dedicarse por completo a la creación literaria.
     Este período se vio truncado cuando en 1924, en un incendio que destruyó su hogar, se perdieron la mayoría de sus libros y manuscritos. Fue entonces cuando Agnón sintió la necesidad imperiosa, tanto física como espiritual de regresar a Jerusalem.

HOLOCAUSTO CULTURAL EN LA ALEMANIA NAZI: EL CASO DE NELLY SACHS

     La obra de Nelly Sachs, poeta y dramaturga alemana quien fuera una víctima más del acenso del nazifascismo en su país, se caracteriza por la fuerza de sus descripciones, por el sentido simbólico de su lírica bíblica y por su entrañable sinceridad.
     Sachs nació en Berlín en 1891 en el seno de una próspera familia judía. Hija de un industrial alemán creció en un hogar amante del arte y de la cultura. A los 17 años comenzó a escribir poesía neoromántica con formas tradicionales y utilizando distintos ritmos. Publicó algunas de sus creaciones, pero la mayoría de estos trabajos no han sido editados hasta el día de hoy.
     En 1933, Nelly Sachs -como muchos otros judíos alemanes asimilados- descubrió su herencia hebrea. El advenimiento del régimen nazi al poder obscureció su vida y la impulsó a buscar consuelo en los antiguos escritos judíos.

HOLOCAUSTO CULTURAL EN LA ALEMANIA NAZI: EL CASO DE JACOB WASSERMAN

     Talentoso narrador, Jacob Wasserman nació en 1873 en Fuerth, centro industrial de Bavaria y cuna de una antigua comunidad judía. Su autobiografía describe una niñez infeliz, al perder a su madre y quedar bajo la tutela de una cruel mujer. A los 17 años ingresó como aprendiz en una fábrica y posteriormente cumplió con el servicio militar obligatorio sufriendo severamente ante las humillaciones de sus compatriotas por ser judío.

HOLOCAUSTO CULTURAL EN LA ALEMANIA NAZI: ALBERT EINSTEIN

     Durante el mes de marzo se celebra el natalicio de uno de los más grandes hombres de ciencia de nuestro siglo: Albert Einstein, quien nació en la ciudad de Ulm, Alemania en 1879, en el seno de una familia judía modesta. Al año sus padres se mudaron a un suburbio de Munich, Bavaria en donde estudió latín y griego. En 1896 se inscribió en el Politécnico de Zurich, en el área de matemáticas y física, y después de largos años de estudio y trabajo logró -en 1905- un cambio revolucionario con su Teoría General de la Relatividad, por la cual recibió el Premio Nobel de Física en 1921.
     Sus años mozos coincidieron con el aumento del militarismo alemán que culminó con la primera guerra mundial, lo que provocó en él un profundo odio hacia los conflictos armados. Sin embargo, la feliz vida familiar en su hogar judío anuló, en parte, la ansiedad que producían en su sensible espíritu las estrategias nazis y el constante antisemitismo.

HERSCHEL GRYNSZPAN Y LA NOCHE DE LOSCRISTALES ROTOS

La Tristemente Célebre "Kristallnacht" Presagió la Destrucción del Judaísmo Europeo

     Herschel Grynszpan, como lo constata su historia, no era el prototipo del hombre audaz e idealista, sino un joven que se negaba a subsistir en un mundo donde el individuo era sacrificado en aras de ideologías o contingencias políticas . Su acto sirvió para desatar a la fiera, pero en perspectiva nos demuestra también que las acciones de los hombres comunes y corrientes sirvieron y han servido para restablecer la cordura y un sentido de moralidad a donde parece que ya han desaparecido en su totalidad.
     Herschel Grynszpan nació en 1921 en la ciudad alemana de Hanover, en el seno de una humilde familia judía de nacionalidad polaca. Como muchos otros, los Grynszpan sufrían constantes humillaciones a consecuencia de la primera ola de legislación antijudía nazi y de los esfuerzos encaminados a librar al Reich de la llamada "dominación judía". Para escapar a esta terrible situación, en 1936 Grynszpan abandonó Alemania y se refugió en París en casa de unos tíos.

UNA PERSPECTIVA DEL HOLOCAUSTO A CINCUENTA AÑOS DE LA SOLUCIÓN FINAL

     El antisemitismo es la manifestación paradigmática del antagonismo hacia una minoría. Es un fenómeno acumulativo que se remonta a la época helénica y que se ha alimentado de las hostilidades generadas por las circunstancias propias de cada periodo. Durante siglos los judíos fueron odiados y temidos a la vez; considerados como elemento nocivo para la sociedad, fueron perseguidos y victimados. Con antelación al nazismo los judíos sufrieron conversiones forzadas, expulsiones, confiscaciones y todo tipo de vejaciones. Sin embargo el Holocausto trascendió los límites de la experiencia histórica acumulada y significó la culminación de todas estas manifestaciones. El genocidio metódico perpetrado durante la segunda guerra mundial no tiene parangón en la historia. Para los nazis, la aniquilación del judío -encarnación del mal absoluto, imposible de enmendar- representó el móvil fundamental, la misión sagrada. Para Hitler, particularmente, la guerra era contra los judíos.

"NEO" NAZISMO EN AMÉRICA LATINA

     El resurgimiento de sentimientos xenófobos y chauvinistas a lo largo y ancho del planeta nos confronta, irremediablemente, con la posibilidad de que aquellos aciagos días que supuestamente quedaron atrás en la historia formen de nueva cuenta, parte de nuestro presente precisamente en una época de deshielo de las grandes potencias que prometía un orden más armónico. Grupos de corte fascista y nazi dejan oír sus consignas extremistas y racistas en Europa y también aquí, en una América Latina que aún resiente las consecuencias de sacudimientos políticos y sociales y que anhela salir del retraso y del autoritarismo. Los mensajes de estas células pueden encontrar tierra fértil en ciertos sectores del subcontinente que se han visto defraudados por expectativas truncadas.

EL LEVANTAMIENTO DEL GHETTO DE VARSOVIA: LA RESISTENCIA JUDÍA A LA SOLUCIÓN FINAL

     La sabiduría convencional establece que el pasado debería servir de pauta para definir nuestras decisiones futuras. Sin embargo la memoria histórica judía, preñada de persecuciones, no pudo ofrecer un instructivo útil para enfrentar a los nazis y su "Solución Final". Si bien es cierto que los primeros encuentros con las políticas antisemitas de Hitler pudieron ser analizados a través del prisma de la historia, ni la experiencia colectiva ni el cúmulo de conocimientos sirvieron para preveer el Holocausto.
     Al finalizar la segunda guerra mundial, cuando se comenzaron a conocer las atrocidades cometidas por los nazis en contra de los judíos, surgieron un sinnúmero de interrogantes. Aquella siempre presente no cesaba de cuestionar la supuesta pasividad judía ante los agresores.

REVISIONISMO DEL HOLOCAUSTO: REINVENTANDO LA GRAN MENTIRA

"...Una pequeña omisión, distorsión aquí y allá y qué fácil es reescribir la historia" . Walter Laqueur, historiador

     En últimas fechas y a resultas del resurgimiento del nazismo en el mundo han empezado a circular con mayor intensidad publicaciones que ponen en tela de juicio la veracidad del Holocausto. Más aún, los exponentes de estas descabelladas teorías "revisionistas" han invertido considerables esfuerzos para difundirlas en foros respetables.
     ¿Quiénes son estos revisionistas y que hay detrás de sus esfuerzos por desafiar la memoria histórica?

LOS JUICIOS DE CRIMINALES NAZIS: JUSTICIA Y MEMORIA

     "La justicia es como un tren que siempre llega tarde" decía Yevgeny Yeutushenko, poeta judío de Babi Yar, campo de exterminio en donde se concretó una de las matanzas más cruentas dentro del trágico historial del Holocausto. La maquinaría legal internacional tendrá que continuar su marcha para evitar que la justicia llegue demasiado tarde.

     Con la revitalización de las consignas nazis en muchas latitudes así como de la violencia racista, amplios sectores de la opinión pública internacional se preguntan consternados si están evidenciando el regreso de la historia. Al finalizar la segunda guerra mundial la tendencia generalizada fue la de promover todo intento por ubicar a los trágicos acontecimientos en su justa dimensión, juzgando a los culpables y reivindicando el sufrimiento de las víctimas. Detrás de este esfuerzo conjunto se buscaban rescatar valiosas lecciones morales y filosóficas para evitar futuras catástrofes.
     En este contexto el evocar los Juicios de Nuremberg, celebrados entre 1945 y 1946 por un Tribunal Internacional Militar compuesto por jueces de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y la Unión Soviética reunido para enjuiciar a 22 líderes nazis, quizá contribuya a frenar impulsos destructivos que amenazan la convivencia basada en el respeto a las diferencias.

EL IMPERATIVO DE PRESERVAR LA MEMORIA

      La preservación de la memoria ha constituido uno de los imperativos esenciales dentro del judaísmo. De la recreación colectiva e individual de aquellos capítulos centrales en su trayectoria histórica se han desprendido las vetas que alimentan a la tradición y a la identidad judías. Este ejercicio de la memoria es un mandato que se encuentra consignado en la Torá (Pentateuco): "...No olvides los tiempos pasados" (Deuteronomio 32:7). El versículo que exhorta a recordar que "... fuisteis esclavos en la tierra de Egipto..." es una constante en el texto bíblico. A lo largo de los siglos de existencia judía se establecieron distintas ceremonias con el objeto de conmemorar eventos históricos consagrados en la liturgia hebrea. De este modo las autoridades rabínicas canonizaron, codificaron y ritualizaron la memoria para las generaciones posteriores.

EL LEGADO DE AUSCHWITZ

     A lo largo de las últimas décadas Auschwitz -el tristemente célebre campo de exterminio nazi en el que murieron millones de seres humanos, en su mayoría judíos- se ha convertido en el símbolo por excelencia de la crueldad humana y de los extremos de la intolerancia. Miles de testimonios han dado la pauta para llevar a cabo innumerables investigaciones, ya la vez, han servido de inspiración para -a través de las artes- plasmar su significado de muerte y destrucción.
     No obstante la contundencia de los hechos la memoria se desvanece con el paso del tiempo y con la desaparición de los protagonistas de este drama.
     En los últimos años se han intensificado las voces que claman que Auschwitz es una "mentira judía", que no existe la "responsabilidad colectiva" y que el Holocausto constituyó una masacre más en el largo historial de crímenes contra la humanidad. Sin embargo el legado de Auschwitz está a la vista.

EZRA POUND: FASCISMO Y TRAICIÓN Homero Aridjis*

     Ezra Pound fue un hombre con un gran talento poético. Durante las dos primeras décadas de este siglo ayudó a escritores de la talla de James Joyce, William Carlos Williams, Robert Frost, Ernest Hemingway y Katherine Mansfield a publicar en momentos cuando necesitaban impulso y les dio consejos para corregir sus obras literarias. Sin embargo Pound -el poeta de Idaho- también fue conocido por sus actividades antisemitas en la Italia fascista.
     De hecho en México, a lo largo de mi vida literaria, he escuchado a ciertos intelectuales exaltar a Ezra Pound, no por su mejor libro de poemas, Personae, ni por sus buenas traducciones reunidas en Translations, sino por el peor lado: el fascismo.

EL FANTASMA DEL NAZISMO VUELVE A AUSTRIA

     1. En los últimos 50 años el gobierno austríaco ha desplegado esfuerzos importantes para desnazificar el país. Ya desde 1947, poco después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, se implementó una legislación que prohibía la promoción de la ideología nazi y de toda actividad derivada de ésta. En febrero de 1992 -ante el incremento de la actividad antisemita en el país- esta ley se amplió para tipificar como delito la negación del Holocausto. A la fecha, el Código Penal austríaco considera como punible todo acto de persecución o discriminación racial, religiosa o étnica. A pesar de que dicha reglamentación es utilizada para proteger a los judíos y otras minorías, contiene imprecisiones que son aprovechadas por grupos racistas en todo el país.

LA MENTIRA FINAL: NEGACIÓN DEL HOLOCAUSTO EN ALEMANIA

     En el verano de 1942 Heinrich Himmler, Reichfürhrer y jefe de la policía germana, ordenó la creación de un campo de concentración en unas antiguas barracas cercanas al pueblo de Oswiecim, en el distrito de Kattowitz, Polonia. Pocos años después, Auschwitz-Birkenau se convertiría en el mayor campo de exterminio construido por los nazis en terreno polaco, símbolo del genocidio de los judíos europeos durante la Segunda Guerra Mundial y pieza central de la conciencia nacional del pueblo germano.
     Dicha conciencia colectiva del Holocausto se caracteriza por la presencia de sentimientos de culpa y vergüenza. Parte de la población manifiesta su sentir buscando la “salvación a través del filosemitismo emocional”. Muchos otros, al tratar de despojarse de esa culpabilidad introyectan un nuevo resentimiento hacia los judíos, justificando los crímenes cometidos por los nazis mediante la negación sistemática de los hechos históricos, fenómeno que ha sido descrito como la “segunda culpa”.
     Estudios recientes sobre las tendencias antisemitas en Alemania y la negación del Holocausto demuestran que la hostilidad hacia los judíos surge de un resentimiento que podría describirse como un “antisemitismo secundario”, esto es, que deriva de la dificultad de confrontar el pasado.

SUIZA, SUS BANCOS Y LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: LA HISTORIA DETRÁS DE LA HISTORIA

     Durante cincuenta años, los sobrevivientes del Holocausto y sus descendientes libraron una solitaria e infructuosa batalla para recuperar los bienes depositados en Suiza durante la Segunda Guerra Mundial. La protección que brindaba la Ley de Secreto Bancario, establecida en 1934, se transformó en el principal obstáculo que tenían que enfrentar quienes pretendían recuperar los fondos confiados a los bancos helvéticos.
     Hoy en día, el tema de las cuentas bancarias de las víctimas del Holocausto captura de nueva cuenta la atención internacional. Con el apoyo del senador estadounidense Alfonso D'amato y su Comisión de Asuntos Bancarios, diversas organizaciones judías "desenterraron" los documentos que integraban los archivos Safehaven o "Refugio Seguro", elaborados por la inteligencia norteamericana con el objeto de identificar y seguir la huella a las fortunas nazis depositadas en países neutrales.

TESTIGOS SILENCIOSOS

     Durante más de cinco décadas, el Comité Internacional de la Cruz Roja negó el acceso público a los archivos que atestiguaban cómo millones de civiles fueron perseguidos, torturados y asesinados por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.
     Finalmente, tras años de silencio, la Cruz Roja ha abierto sus bóvedas, donando más de 25,000 documentos al Museo del Holocausto en Washington. Las 60,000 páginas son un testimonio fidedigno de los errores que dicha organización cometió en lo que, sin duda, es conocida como la peor crisis de la historia moderna: el exterminio de millones de seres humanos perpetrado en forma sistemática por los ejércitos del Tercer Reich.

¿PENSIONES PARA LOS PERPETRADORES?

     En los primeros meses de 1997 el semanario alemán Die Zeit publicó un reportaje informando que un considerable número de nazis implicados en crímenes de guerra, cobran de la seguridad social alemana rentas complementarias por sus sufrimientos y sacrificios bélicos. Las autoridades de dicho país reconocieron que, efectivamente, los veteranos de la SS o Schutzstaffel que lucharon en defensa del Tercer Reich, reciben mensualmente pensiones por invalidez.
     Sucede así con 179 de los soldados que con uniforme alemán sirvieron a Hitler en Letonia, Riga, durante la Segunda Guerra Mundial y que aún permanecen con vida. Aquéllos que, adicionalmente, fueron heridos o logran atribuir sus dolencias a su servicio en el ejército, reciben una cantidad extra. Irónicamente, esto es lo que se conoce como compensación para las “víctimas de guerra”.