LOS JUDÍOS DE BULGARIA

   No existe una evidencia clara de cuándo llegaron los primeros judíos a tierras búlgaras. Algunos historiadores señalan que fue poco después de la destrucción del Primer Templo de Jerusalem, pero la mayoría opina que fue en el período de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalem.
   Siglos después tras la expulsión de los judíos de España decretada por los Reyes Católicos en 1492, miles de ellos se establecieron en Bulgaria, donde fueron bien recibidos y lograron integrarse formando una comunidad en la que preservaron sus costumbres y tradiciones, así como su propio idioma, el ladino o judeoespañol, que se desarrolló en paz hasta los inicios de la Segunda Guerra Mundial.

   Durante la Guerra, el gobierno búlgaro - aliado con la Alemania nazi - no deportó a los judíos que vivían en su país, pero sí a quienes residían en los territorios anexados de Yugoslavia y Grecia.
   En marzo de 1943, las autoridades búlgaras arrestaron a cerca de siete mil judíos que vivían en Macedonia (que hasta entonces formaba parte de Yugoslavia) que fueron recluidos en un campo de tránsito en Skopje y posteriormente deportados a territorio ocupado por los nazis.
   Paralelamente , los cuatro mil judíos que habitaban en Tracia – provincia griega bajo ocupación búlgara- fueron deportados a los centros de reunión en Gorna Dzhumaya y Dupnitza y entregados a los alemanes.
   Al principio de la Guerra, los judíos con ciudadanía búlgara se encontraban relativamente a salvo de la deportación. Sin embargo, después de 1941 todos los hombres judíos de entre 20 y 40 años fueron reclutados para trabajos forzado y en 1943 el gobierno ordenó la expulsión de 20,000 de los 26,000 judíos que vivían en la capital del país, Sofía, hacia las provincias.
   En respuesta a la orden de expulsión, diversas asociaciones de médicos, escritores, abogados, artistas, empresarios y muchas otras alzaron su voz en defensa de los judíos, y en todo el país se realizaron protestas y manifestaciones a favor de ellos.
   Llegado el día previsto, los ciudadanos búlgaros detuvieron la deportación masiva de sus conciudadanos judíos a Alemania, evitando que partieran los trenes. Así lograron que ni un sólo judío búlgaro fuera enviado a los campos de exterminio nazis por lo que al final de la Guerra, en 1945, la población judía en el país estaba conformada por las misma cantidad de personas (50,000) que al inicio del conflicto bélico.
   Después del rescate de los judíos daneses, la historia de la comunidad judía de Bulgaria y su evasión de la deportación y del exterminio, representa la excepción más importante de cualquier población judía en la Europa bajo ocupación nazi.
   Desde entonces, cada 10 de marzo, día en que se canceló la deportación de los judíos en Bulgaria, el país conmemora el Día del Holocausto y de la salvación de los casi 50,000 judíos búlgaros durante la Segunda Guerra Mundial.
   Tras la independencia de Israel en 1948, más de 35,000 judíos búlgaros decidieron emigrar al nuevo Estado Judío.
   De acuerdo con datos del centro Sefarad-Israel y de la asociación judía Shalom de Bulgaria, en la actualidad, la comunidad judía de Bulgaria está formada por aproximadamente 5,000 personas. La mayoría vive en la capital, Sofía y el resto en las otras grandes ciudades del país, principalmente Plovdiv, Stara Zagora, Burgás, Varna y Ruse.

Fuentes:

https://www.mamaenbulgaria.com/2017/10/salvacion-judios-bulgaros.html#:~:text=En%20Bulgaria%20hay%20actualmente%20unos,los%20jud%C3%ADos%20sefard%C3%ADes%20de%20Espa%C3%B1a

https://encyclopedia.ushmm.org/content/es/article/bulgaria

https://www.shalom.bg/en/about-us/history-of-the-jewish-community-in-bulgaria/

Fecha de publicación: Febrero 2021