LA DIÁSPORA JUDÍA

     La historia de los pueblos ha estado caracterizada, entre muchas otras cosas, por movimientos migratorios debidos a infinidad de factores. La búsqueda de terruños con los elementos naturales necesarios para la sobrevivencia, cambios en el medio ambiente, así como conquistadores que han desplazado a las poblaciones autóctonas constituyen algunas de las causas que han obligado a los grupos humanos a emigrar de un sitio a otro.
     Uno de los pueblos que ha vivido más intensamente estos procesos migratorios ha sido por antonomasia el pueblo judío. De hecho, éstos han llegado a constituirse en un suceso central para comprender el ethos judío. Pocos son los pueblos cuya inmensa mayoría ha vivido fuera de la tierra de sus antepasados, lejos del lugar original donde forjaron sus creencias y tradiciones. Pocos también son los pueblos que han transformado el regreso a esta tierra natal en símbolo de renacimiento, tanto nacional como espiritual a través de siglos de dispersión.

LAS COMUNIDADES JUDÍAS EN LATINOAMÉRICA

     La historia del judaísmo latinoamericano que se extiende por más de cuatro siglos puede ser entendida como un proceso de integración armónica de nuevas experiencias y enseñanzas milenarias, que han redundado en beneficio de la identidad judía y del enriquecimiento cultural de los países que lo han acogido. En el largo y complejo proceso de aculturación y de coparticipación, los inmigrantes judíos han absorbido los patrones culturales de las sociedades que les han dado cabida.
     Ya desde el siglo XIX en el que los judíos supieron hacer suya la gesta libertadora cumplida por cada nación latinoamericana, hasta el día de hoy, la energía propulsora de las comunidades judías se ha manifestado en la vocación de convivencia del pueblo judío y ha propiciado el diálogo, resultado natural de un clima de tolerancia y de pluralismo.

LOS JUDÍOS EN PAÍSES ÁRABES

     A pesar de que la presencia judía en el mundo se remonta muchos siglos atrás, las circunstancias de discriminación y opresión bajo las que se desarrolló la vida judía en esta región provocaron que más de 800,000 judíos emigraran desde 1948. Los últimos años han testimoniado la extinción de estas comunidades judías del Medio Oriente y del Norte de Africa, cuyos miembros se encuentran diseminados en los países de la diáspora e Israel; sus propiedades individuales y colectivas requisadas por los gobiernos de sus respectivos países.
     Durante el mes de marzo se conmemora el Día Internacional de Solidaridad con la Minoría Judía en Siria. Este fue instituido con el fin de llamar la atención pública mundial por las condiciones de represión en las que vive la otrora floreciente comunidad judeo-siria. Sus miembros se encuentran virtualmente en condición de rehenes del gobierno de Damasco, que los utiliza como carta de negociación en el conflicto árabe-israelí.

LOS JUDÍOS EN CHINA

     La historia del pueblo judío se ha caracterizado -entre muchas otras cosas- por la serie de movimientos migratorios que los llevaron a vivir fuera de la tierra de sus antepasados. Condenados al exilio e impulsados por establecer un hogar en donde les permitieran desarrollar su cultura y religión, los judíos emigraron de continente en continente, llegando hasta los más distantes confines de la tierra.
     Tal es el caso de China, en donde actualmente habitan poco más de 150 judíos, remanentes de una antigua y próspera comunidad. Son profusos los datos sobre el pasado y el presente de estos judíos. La alusión más antigua a su presencia en esta región se encuentra en la profecía bíblica que dice: He aquí éstos vendrán de lejos; y he aquí éstos del norte y del occidente; y éstos de la tierra de Sinim (Isaías 49:12), que probablemente se refiere a la época del cautiverio babilónico durante la cual se cree que llegaron varias caravanas de judíos a China.

LOS JUDÍOS DE FINLANDIA

     Dentro de la diáspora judía, multitud de comunidades con distintas costumbres y cosmovisiones se mantienen cohesionadas por la fuerza vital de tradiciones milenarias y de una herencia común. Una de las menos conocidas, a pesar de su tesón por preservar su legado cultural y religioso, es la pequeña colectividad de Finlandia.
     Los primeros judíos llegaron a Finlandia contra su voluntad en 1830. Estos eran los llamados "cantonistas" o "nicolaievskis", jóvenes que servían en el ejército ruso. Pero, para comprender su historia debemos remontarnos siglos atrás.

SFARAD: LA HISTORIA DE LOS JUDÍOS EN ESPAÑA

     La presencia judía en España data de tiempos inmemoriales y ha estado caracterizada por una serie de altibajos y contrastes que comprenden desde las épocas más gloriosas de convivencia y esplendor, hasta las más terribles injusticias y persecuciones. La historia de España se encuentra enriquecida y transformada permanentemente por la presencia judía en su territorio; y el pueblo judío recibe, de los judíos españoles, un legado único en su género: la cultura sefaradí.

LOS JUDÍOS DE ETIOPÍA

     La dramática historia de los judíos etíopes o falashas (palabra ahmaric que significa extranjero o errante), la cual cobró notoriedad especialmente en 1984, a raíz de su espectacular emigración a Israel -tierra de sus antepasados- es testimonio vivo de la tenacidad con que grupos e individuos luchan por preservar su legado histórico a pesar de numerosos intentos de genocidio cultural y de permanentes condiciones de miseria.

COMITÉ CENTRAL DE LA COMUNIDAD JUDÍA DE MÉXICO: AÑOS DE PROLÍFICA LABOR

     La presencia judía en México tiene una historia que se remonta hacia la conquista y que perdura a lo largo de los siglos posteriores sin mayor realce. A pesar de que los primeros inmigrantes judíos al México contemporáneo arriban a principios de siglo, no es sino hasta finales de la década de los treinta en la que surge un ente coordinador y centralizador de las diversas facetas de la vida judía organizada en nuestro país.
    El Comité Central de la Comunidad Judía de México (CCCJM) nace en 1938, en primer término como una asociación pro- refugiados judíos de Europa, y a la vez da respuesta a las necesidades de cohesión de los sectores comunitarios provenientes de diversas regiones del orbe.

1789-1989: A 200 AÑOS DE EMANCIPACIÓN JUDÍA

     La historia de la Francia del siglo XVIII  modificó el destino de la humanidad. La filosofía racionalista dio nuevos significados al concepto de Estado, al valor de la fe y a los fundamentos políticos y doctrinales de la Iglesia. Destacados intelectuales galos forjaron así un destino diferente para su país y, sin saberlo, para el mundo en general. Los enciclopedistas iniciaron la liberación intrínseca del hombre fundamentando su lucha en los conceptos de Libertad, Igualdad y Fraternidad.
     Los vientos revolucionarios que soplaban en tierra francesa alcanzaron a todos sus habitantes. Las clases oprimidas, los marginados, las minorías toleradas se vieron beneficiados por estos postulados que los convertían en ciudadanos libres con todos los derechos y las prerrogativas legales. Entre estos sectores se encontraban los judíos franceses, quienes a diferencia de sus correligionarios en el resto de Europa, por primera vez en siglos tuvieron la posibilidad de ser protagonistas del desarrollo de su país y de participar en todos los renglones del quehacer nacional.

JAPÓN Y LOS JUDÍOS

     El antisemitismo que se gesta originalmente en Europa y que se instituye como una tradición popular a lo largo y ancho del continente era ajena hasta hace poco a los pueblos de la cuenca del pacífico. A pesar de que los poderes imperiales de siglos anteriores se encargaron de diseminar los estereotipos antijudíos en las tierras que conquistaban, la falta de contacto directo y de identificación con las consignas abanderadas por el antisemitismo religioso y cultural de Europa Impidieron que los países del Lejano Oriente las internalizaran.
     Sin embargo, en fechas recientes, el surgimiento de una corriente antisemita en Japón en donde existe una comunidad de 150 familias judías entre los 120 millones de habitantes- ha llamado poderosamente la atención de estudiosos del fenómeno antisemita, quienes coinciden en que aunque éste no es un rasgo endémico al pueblo nipón, si constituye un problema que merece atención. Más aún resulta indignante su aparición dados los múltiples ejemplos de buena voluntad y benevolencia del gobierno y pueblo japonés y la virtual inexistencia de conceptos y prácticas antijudías.

LA LITERATURA DE LOS JUDÍOS DE KURDISTÁN

     La región conocida como Kurdistán no es una entidad política independiente sino que constituye un vasto territorio que abarca porciones de Irak, Siria, Armenia, Turquía e Irán. Esta tierra es una de las más ásperas y montañosas de Asia occidental, con barrancas y profundos ríos, como si la naturaleza misma quisiera convertirla en una fortaleza inexpugnable.
     Los judíos forman parte de la amplia red de sectas y credos antiguos que además de los kurdos habitan estos lares desde tiempos inmemoriales y que han visto transcurrir sus días dispersos en pequeños poblados, aislados entre si y expuestos a los estragos de la naturaleza y del hombre.

EL GRAN DEBATE: LA EXPULSIÓN DE LOS JUDÍOS DE ESPAÑA

     El 31 de marzo de 1492 el rey Fernando de Aragón y la reina Isabel de Castilla firmaron el fatídico Edicto de Expulsión de los Judíos de España por medio del cual ordenaban que todos los judíos, sin excepción, debían salir del reino y de todas las tierras bajo su dominio a más tardar para el 31 de julio. Cualquier judío que permaneciera después del día designado debía optar por el bautismo o la muerte. Esta trágica decisión tomó por sorpresa a la comunidad sefaradita cuya historia se remontaba quince siglos atrás. Miles abandonaron sus hogares llevando consigo la llave de su morada y la truncada esperanza de volver. A pesar del paso del tiempo el dolor no ha amainado y los descendientes de los exiliados evocan sus vínculos con España con ambivalencia y a la vez con sentimientos de profunda nostalgia.

RACIONALISMO Y MÍSTICA: EL LEGADO INTELECTUAL DE LOS JUDÍOS DE ESPAÑA

     Pocos años han sido tan significativos en la historia judía como 1492. Como la destrucción del segundo templo de Jerusalem en 70 e.c., el Holocausto o el establecimiento del Estado de Israel, la expulsión de España fue un momento decisivo que modificó la perspectiva de los judíos en todo el mundo.

LOS JUDÍOS DE HUNGRÍA: ENTRE LA DEMOCRACIA Y EL ANTISEMITISMO

     Desde el colapso del sistema socialista el pueblo húngaro lucha por construir una sociedad democrática. En este contexto los judíos de Hungría se enfrentan a una nueva realidad. La apertura política y social y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre el nuevo gobierno y el Estado de Israel han contribuido a la restauración de instituciones judías tanto seculares como religiosas y por ende, al fortalecimiento de la identidad y de la conciencia judías y de una nueva y dinámica vida comunitaria.
     Paralelamente, el clima de libertad que resultara de los procesos de democratización, ha permitido que algunas formas de racismo -el antisemitismo entre éstas- encuentren terreno fértil para su expresión. Por ello a pesar de que Hungría es considerada como una de las regiones más liberales de la antigua "Cortina de Hierro", los judíos son acusados del fracaso del comunismo y son utilizados como chivos expiatorios para justificar la crisis económica.

LA COMUNIDAD JUDIA EN GRECIA Y SUS MULTIPLES DESAFIOS

     El piso de mosaico de una antigua sinagoga en la pequeña isla de Aegina; los vestigios de otra sinagoga en Delos, cerca de Mykonos; y una menorá que data del siglo III a.e.c. encontrada en el Ágora de Atenas, cercana a la Acrópolis son algunos de los remanentes que atestiguan que la presencia judía en Grecia se remonta más de 2,400 años atrás.
    Actualmente alrededor de 5,000 judíos habitan en el país, en su mayoría son de edad avanzada que se encuentran ubicados principalmente en Atenas, Tesalónica y algunas pequeñas ciudades. Cuentan con diez sinagogas en el país, y tienen escuela judía en Atenas, Tesalónica y Larissa.

LOS JUDÍOS DEL CARIBE

     Durante los siglos XVI, XVII y XVIII judíos hispano-portugueses, provenientes de España y Portugal que huían de la Inquisición lograron asentarse en el Caribe. Los cristianos nuevos o conversos – aquellos judíos que habían sido convertidos al cristianismo por la fuerza – vieron en el continente americano la promesa de una nueva vida, lejos de la atmósfera que se empeñaba en castigar hasta el signo más leve de su observancia religiosa.
     El primer grupo de judíos hispano-portugueses que llegó al Nuevo Mundo se asentó en Brasil, que bajo ocupación holandesa ofrecía a los inmigrantes plena igualdad de derechos ciudadanos. En sus nuevos hogares, los judíos establecieron comunidades florecientes y forjaron buenas relaciones con la población local.

LOS JUDÍOS DE IRÁN

     La comunidad judía de Irán es una de las más antiguas de la diáspora. Sus orígenes se remontan al 586 a.e.c., cuando Nabucodonosor destruyó el Primer Templo en Jerusalem, enviando a gran parte de la población judía al exilio en Babilonia.
     En el año 536 a.e.c., Ciro el Grande, conquistó Babilonia y liberó de la esclavitud a los judíos, permitiéndoles regresar a su tierra para levantar el Segundo Templo. Muchos judíos optaron por permanecer y se establecieron en distintos puntos de Babilonia y otras ciudades persas creando importantes centros de vida.
     Los judíos vivieron varios siglos con cierta tolerancia.

LOS JUDÍOS DE INGLATERRA

     A pesar de que la presencia judía en Inglaterra data desde tiempos romanos, el asentamiento judío formal y organizado inició después de que Guillermo el Conquistador arribara a Inglaterra en 1066 e invitara a comerciantes y artesanos judíos del norte de Francia a mudarse al país británico. Los primeros judíos en llegar provenían principalmente de Alemania, Francia, Italia y España, escapando del antisemitismo y en busca de nuevas oportunidades. Establecieron sus centros de vida en Londres, York, Bristol, Canterbury y otras ciudades.

LOS JUDÍOS DE INDIA

   La comunidad judía de India, cuyos orígenes se remontan a más de dos mil años atrás, está integrada por grupos distintos, cada uno con su propia historia y tradiciones: los Bene Israel, los Cochini, la congregación judía bagdadí y los Bnei Menashe.

JUDAIZANTES EN LA NUEVA ESPAÑA

   La presencia judía en México se remonta al siglo XVI con la llegada de los primeros españoles al Nuevo Mundo. Estos judíos ocultos –  también conocidos como conversos, judaizantes o criptojudíos –  llegaron con la esperanza de practicar su religión huyendo de la persecución de la Inquisición española. Sin embargo, con el tiempo el Santo Oficio de la Inquisición en la Nueva España mostró mayor recelo en la caza de herejes, así como mayor crueldad en sus condenas. Prueba de ello son los procesos que se llevaron a cabo en contra de individuos acusados de practicar el judaísmo en la clandestinidad.

LA VIDA JUDÍA EN ALEMANIA. Renée Dayán-Shabot*

     Durante el mes de junio del 2014 tuve la oportunidad de visitar Berlín y Frankfurt como parte de un grupo invitado por el Ministerio de Relaciones Exteriores germano para conocer la “Vida judía en Alemania”. La diversidad del grupo –integrado por 16 personas, judíos y no judíos- de Argentina, Australia, Bielorrusia, Canadá, Chile, El Salvador, Eslovenia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Kosovo, República Dominicana, Polonia, Ucrania, Uzbekistán y México, añadió un elemento enriquecedor a esta interesante experiencia.